ayuntamiento de cuellar
Ayuntamiento de Cuéllar. / C.N.

La villa de Cuéllar vive este sábado un día triste y de añoranza por el que hubiera sido el más grande del año cuellarano, su sábado de toros, pero la pandemia retrasa la celebración oficial un año más. Ante la posibilidad de aglomeraciones y comportamientos poco recomendados dada la situación sanitaria, desde el Ayuntamiento han emitido un bando municipal en el que, sobre todo, se apela a la responsabilidad individual.

El edil de Seguridad, Tomás Marcos, asegura que a pesar de no ser quienes “imponemos las normas”, sí son “quienes debemos hacerlas cumplir y vigilar por ello”. Así, afirma que habrá una especial atención en las terrazas, donde se deben cumplir las medidas como la distancia de seguridad, o mantener la mascarilla puesta cuando así se exige. El objetivo es que no ocurra “lo mismo que en pueblos cercanos”, donde la mala praxis en las que hubieran sido fiestas han vuelto a elevar la incidencia. El edil comenta que en reuniones con los hosteleros, el colectivo ha mostrado toda la disposición a la colaboración posible, y que cuando requieran de presencia policial, estarán a su servicio para hacer cumplir las normas.

En cuanto al protocolo de seguridad acordado con las autoridades, se ha dispuesto un refuerzo de Policía Local con turno de mañana, tarde y noche durante estos días y hasta el próximo jueves. Igualmente se han reforzado los de Guardia Civil, con posibilidad de apoyo de otra unidad. Protección Civil cuenta con efectivos de otras poblaciones para la vigilancia de estos días. “Tenemos que persuadir y disuadir, que nos podemos divertir pero con responsabilidad”, argumenta el edil. Se realizarán controles en las zonas más conflictivas con la meta de evitar concentraciones de gente; la explanada del Castillo, por ejemplo, intensificará su vigilancia en los conciertos, así como puntos como la Huerta del Duque, entre otros. “Recordamos que no se permite el botellón, no se puede beber en la calle”, incide Marcos, que asegura que se va a ser estricto cuando no quede otro remedio. La labor de seguridad irá en la línea del sábado pasado “un día que se presentaba conflictivo”, pero en el que se actuó con diligencia en locales y terrazas.

Respecto a las aglomeraciones y la dificultad de algunos hosteleros por controlar el aforo –para el que ponen a su disposición a Policía Local–, el concejal de Seguridad asevera que se vigilará también que la música no salga de los establecimientos “provocando ese efecto llamada”. En condiciones normales, la música es foco de concentración en calles de la villa, y este año se busca evitar ese tipo de comportamientos.

A pesar de las restricciones, de las que Tomás Marcos afirma que no se trata de “prohibir por prohibir sino con consciencia”, se quiere otorgar toda la comodidad “a todas esas personas que salgan por la tarde a tomarse una caña”, comenta coloquialmente. Por eso, se van a cortar calles fuera del horario comercial desde el viernes. Santa Cruz, Las Parras, Resina y José de Espronceda se cortarán desde el viernes a las 12.00 horas hasta el lunes a las 3.00 horas, cuando cierran los establecimientos hosteleros.

Por otro lado, el Ayuntamiento permanecerá cerrado toda la semana, mientras que Servicios Municipales seguirá trabajando con normalidad. En el bando se pide respeto a todos los operarios “que trabajan para que nosotros estemos lo más a gusto posible”. El edil espera la total colaboración ciudadana y sacar “lo positivo de Cuéllar, con sensatez”, imitando el “comportamiento ejemplar de 2020”.

“¡Cuellaranos, está mucho en juego!”

Así concluye el bando municipal que ha querido emitir el Ayuntamiento de Cuéllar en el que hubiera sido el llamado ‘viernes de toros’ para todos sus convecinos. En el documento se hace referencia a la nostalgia y añoranza de “no poder celebrar los toros”, pero se alega que no por esto se debe olvidar “que seguimos en pandemia y que las tasas de contagio se incrementan cuando relajamos nuestra responsabilidad individual”.

“Los cuellaranos debemos en estas fechas demostrar nuevamente lo mejor de nosotros mismos trasladando la imagen más positiva de nuestra localidad”, se explica en el bando. “Los resultados de nuestro buen comportamiento deben alejarse radicalmente de las tristes imágenes observadas en otras poblaciones que están comenzando a padecer las consecuencias de conductas absolutamente inadecuadas y reprochables”, se dicta en referencia a algunos municipios cercanos con fiestas anteriores a las de Cuéllar. Concluye con un llamamiento: “de todos nosotros depende que esta pandemia no se acentúe”; “volvamos a colaborar para que la repercusión en los contagios continúe disminuyendo y la normalidad esté cada día más cerca”.