El Henar de Cuéllar. / C.N.

Entre tanta noticias de desesperanza, llega al Santuario de El Henar y a toda la comarca una que ha colmado de ilusión a toda la comunidad: la Santa Sede ha concedido la celebración del Año Jubilar Henarense. Fue el pasado 23 de octubre, a través de la Penitenciaría Apostólica, cuando se concedía a la Diócesis de Segovia la gracia de poder celebrar un Año Jubilar con motivo de la conmemoración del cuarto centenario de la concesión de la fiesta de Nuestra Señora de El Henar. El privilegio responde a la petición hecha por el obispo de Segovia, César Franco, el pasado 13 de octubre.

La celebración comenzará el próximo 8 de agosto de 2021 y se prolongará hasta el 18 de septiembre de 2022, día que coincide con la fiesta de Nuestra Señora de El Henar. El 9 de agosto de 2021 se celebrará el cuarto centenario del breve pontificio de Gregorio XV, en el que se concedía la fiesta al Santuario cuya imagen cuenta con una enorme veneración popular. Desde el Obispado ya han mostrado su alegría al recibir la noticia que lo dispone todo para la preparación de este año en el que están convencidos de que la gran devoción mariana de los cristianos de Segovia y otras diócesis de la región se verá acrecentada y “revitalizará la vida cristiana”.

Reacción en el Santuario

La noticia colmaba de ilusión y esperanza al Santuario entero que desde hace tan poco goza de nuevos habitantes, las hermanas Carmelitas del sagrado Corazón de Jesús y el rector Carlos García. Así lo reconocía él mismo, que hablaba de esta como una “grandísima noticia”. No obstante, es inevitable pensar cómo estará la situación en 2021 ante las circunstancias que se viven hoy; incertidumbre y prudencia son las palabras elegidas por el rector a la hora de mirar al futuro próximo. “Las iniciativas están tamizadas por las circunstancias es difícil prever, así que iremos viendo”, cuenta García, aunque sin perder la emoción. El rector explica que un año jubilar significa “año de júbilo, de alegría, de reconciliación con Dios, la Santa Madre Iglesia y de indulgencia plenaria”. Se trata de una “renovación interior, también social” en la que se pone especial atención sobre el Sacramento del perdón. Por ello, surgirán peregrinaciones al núcleo religioso y, aunque todavía no se han definido las decenas de iniciativas que se pondrán sobre la mesa, es momento sí están seguros de todo el impacto que va a generar. Será un impacto social y económico a nivel social y a nivel de la Castilla vaciada; comenta García que las peregrinaciones pueden reavivar esos pueblos a punto de perderse en la Castilla más profunda, y hace hincapié en la gran ocasión que se tercia con este año jubilar. “Será momento de volver a poner a la Virgen de El Henar en el mapa, lo que representa más allá de la comunidad de Villa y Tierra; estamos hablando del Santuario Mariano mayor de Castilla y León”, recuerda. Por El Henar pasan más de 350.000 personas al año, así que las cifras se verán, sin duda, incrementadas.

Además de este año jubilar, en 2022 se celebrará el 50 aniversario de la Coronación Canónica de la Virgen, que en su día acogió a más de 50.000 personas. Sin duda, “la repercusión de este acontecimiento va a ser muy interesante”, indica el rector. Las hermanas Carmelitas, según cuenta el rector, están realmente ilusionadas; “son una congregación joven y se nota en esa ilusión, se lo toman como un reto”, explica. Las hermanas se presentaban ante la comunidad de fieles el pasado septiembre dando muestras de un Santuario más vivo que nunca, y en este año jubilar lo demostrarán con su espíritu activo y mucho que ofrecer a todos los visitantes.

“Cinco meses para tener todo a punto”

Aún es pronto pero la Santa Sede ha dado luz verde a este año jubilar y es momento para empezar a trabajar, como explica el rector García. Su comisión organizativa está todavía echando a andar, pero ya están en marcha para hablar en paralelo con todas las instituciones que sean necesarias para la mejora de instalaciones. Es momento de acometer ciertas obras necesarias. El rector comenta que a su llegada vio algunas cosas que le preocuparon especialmente, “cosas que necesitan restauraciones ya arreglos”, y por ello ya está pendiente de informe de técnicos de la Junta de Castilla y León para acometer esas actuaciones. “Tenemos cinco meses para tener todo a punto; no queremos tener andamios en agosto con la cantidad de gente que se espera”, bromea el rector, que empieza a contar desde ya para que todo esté en orden al inicio del año jubilar. Este será un impulso notorio para un Santuario que forma parte de cuellaranos y cientos de devotos a kilómetros del paraje.