Romeria de Malangosto
De izquierda a derecha, Juan Matey, Juan Antonio Tapia y Carlos de Pedro presentaron la romería. / NEREA LLORENTE

A casi 2.000 metros de altitud sobre el nivel del mar, desde hace algo más de medio siglo, centenares de personas se dan cita el primer domingo de agosto para celebrar en el Puerto de Malangosto la romería en la que la religiosidad y la tradición se dan cita en uno de los parajes más emblemáticos de la geografía segoviana. Tras dos años de demora motivados por la crisis sanitaria del covid, la Asociación Libro del Buen Amor recupera la iniciativa que hace más de medio siglo creara el recordado Jaime Alpens Gasparini y convoca para el próximo 7 de agosto la que será la 51 edición de este encuentro en el que se recrea uno de los episodios del ‘Libro del Buen Amor’ del Arcipreste de Hita, donde el autor se encuentra en este entorno natural con la ‘Chata de Malangosto’, una ventera de la zona.

Juan Antonio Tapia, portavoz de la asociación, destacó el regreso de esta fiesta popular en la que se une a los pueblos de las dos vertientes de la Sierra de Guadarrama, y que recupera el programa tradicional , que comenzará a las 12,00 h con la peregrinación desde el ‘Chozo’ en el que se daban cita los pastores hasta el pico de Malangosto, donde tendrá lugar la Eucaristía y la recreación del episodio recogido por el Arcipreste de Hita, que sirve como nexo de unión para esta iniciativa.

Después, la Asociación llevará a cabo la entrega de las distinciones de ‘La Chata’ y el ‘Arcipreste’ que reconocen la labor de personas o instituciones que han trabajado por impulsar esta iniciativa. Así, la expresidenta de las Cortes de Castilla y León Silvia Clemente será galardonada con el título de ‘La Chata’ por su esfuerzo a través de sus distintas responsabilidades políticas para colaborar en esta iniciativa, mientras que el sacerdote y consiliario de Frater José María López será nombrado ‘Arcipreste’ en reconocimiento a su colaboración como celebrante de la misa y colaborador con las actividades. De igual modo, se distinguirá a los romeros más joven y más veterano de la jornada.

Tapia señaló que el regreso de la romería tiene como triste contrapartida la pérdida en estos dos últimos años de dos personas que fueron decisivas en la historia de la romería, como fueron el periodista Alfredo Matesanz, y Eduardo Sanz, miembro de la asociación.

La jornada romera concluirá con un almuerzo en el que los participantes tendrán que llevar sus propias viandas, debido a las limitaciones establecidas por las autoridades para organizar una comida cocinada en el propio lugar. En este sentido, Tapia lamentó la prohibición que desde 2018 impide esta iniciativa, y expresó su deseo de que “alguien con sentido común lo vuelva a autorizar”, ya que indicó que en los 51 años de historia de la romería nunca se ha registrado una sola incidencia.