Residencia de Nuestra Señora del Rosario en Sanchonuño.
Publicidad

Tras el primer fallecimiento por Covid-19 en la localidad de Sanchonuño hace una semana, concretamente de una residente del Centro de la Tercera Edad Nuestra Señora del Rosario, se ha registrado otro caso en sus dependencias, que ya está siendo tratado; se encuentra aislada y con la medicación correspondiente.

Como comentaba ayer mismo el alcalde del municipio, Carlos Fuentes Pascual, hay cinco usuarios de la residencia aislados. Al parecer, el pasado jueves se procedía al aislamiento de tres de ellos por diarrea, uno de los síntomas conocidos con los que se manifiesta el coronavirus. Otros dos usuarios de la residencia presentan “síntomas de resfriado”, por lo que se ha optado por tomar las mismas medidas cautelares de aislamiento, para evitar cualquier propagación vírica. El alcalde asegura que no es “una situación grave, está controlado con los procedimientos habituales marcados, vigilados en todos momento”. El regidor local asegura que casi “hay más posibilidad de contagio fuera que en la propia residencia”, dadas las medidas restrictivas que se están tomando en este espacio ocupado por ancianos, población de riesgo.

EN LA LOCALIDAD

En Sanchonuño, la crisis sanitaria está afectando como en todas las poblaciones del país. Su alcalde habla de una “calma tensa” que afecta a la localidad al completo. Asegura que  “hay algo de miedo”, pero las medidas de seguridad están siendo las necesarias en todos los aspectos. Por ello, se está llevando a cabo la desinfección del Centro de Salud de la localidad, que estos días está contando con un tránsito más habitual. No obstante, Fuentes asegura que la población está aceptando todas las medidas y en este espacio, por ejemplo, se están respetando el turno y las medidas de  distancia de seguridad; “esperan a su turno y pasan al ser llamados”, comenta. Igualmente se está procediendo en las tiendas de alimentación que se mantienen abiertas en la localidad, con las distancias y sin aglomeraciones, con los consumidores esperando su turno para poder proceder.

El general, afirma el alcalde, la población está aceptando las medidas de confinamiento y cumpliéndolas a rajatabla; “solo se ha tenido que llamar la atención a alguna persona que estaba sentada a la puerta de casa”, reconoció. Patrullas de la Guardia Civil están vigilando este confinamiento, que cada hora circulan por el pueblo para hacer un reconocimiento, y emiten a través del megáfono las indicaciones del Estado de Alarma.

Sanchonuño resiste, como el resto de pueblos de la provincia, a esta situación excepcional que esperan pase pronto.