Paraje conocido como Campo Azálvaro en el que instalaría la planta fotovoltaica. / E. R.
Publicidad

La Red Ambientalista Segoviana (RAS), que agrupa a una decena de colectivos y asociaciones comprometidos con la protección del medio ambiente y los recursos naturales de la provincia de Segovia, celebró el pasado fin de semana su reunión trimestral en Cabanillas, pedanía de Torrecaballeros. En la reunión los asistentes informaron sobre los diversos temas relativos al medio ambiente y la sostenibilidad que afectan al territorio de Segovia, de los que la Red se ocupa en la actualidad. Uno de los puntos que más llamó la atención fue el proyecto presentado ante la Junta de Castilla y León, por la promotora ‘Hibridación Altos del Voltaya’, para la construcción de una estación fotovoltaica en el paraje de Campo Azálvaro.

El proyecto presentado consta de cuatro plantas fotovoltaicas con una capacidad de 31 Mw nominales y que ocuparía una superficie superior a las 100 hectáreas. La instalación estaría compuesta por 100.000 paneles solares y 200 inversores, además de los correspondientes transformadores que estarían albergados en módulos prefabricados para transformar la corriente continua en corriente alterna. La instalación se emplazaría en la finca Las Erijuelas, muy cerca de El Espinar y correspondiente al termino municipal de la localidad segoviana de Villacastín.

Por ahora se trata tan solo de un proyecto, pero la promotora ya hizo una consulta previa y la Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo ha emitió un informe en el que se exponía que para poder llevarlo a cabo era necesaria una autorización urbanística de uso excepcional de suelo rústico y una evaluación de impacto ambiental. Para poder obtener la autorización de uso excepcional de suelo rústico, la empresa promotora deberá acreditar la existencia de circunstancias de interés público y justificar la necesidad de emplazar la planta fotovoltaica en ese enclave.

Pero las alarmas ya han saltado y desde la RAS han querido mostrar su completa oposición. “La RAS apoya el desarrollo de las energías renovables en la provincia, que considera imprescindible para cambiar un modelo energético basado en los combustibles fósiles por otro basado en las energías limpias. No obstante, entendemos que el despliegue de las renovables debe realizarse con respeto hacia el medio ambiente y el paisaje, eligiéndose cuidadosamente las ubicaciones. En este sentido, la Red acordó su oposición al proyecto de estación solar fotovoltaica en Campo Azálvaro, un espacio de singular valor ecológico y paisajístico”.

El principal problema que encontraría la promotora sería el de conseguir una la declaración de impacto ambiental favorable al proyecto debido a que se trata de un zona de vital importancia para la Cigüeña Negra pero sobre todo, y pese a que el informe presentado no dice nada al respecto, por ser un área vital para el Águila Imperial Ibérica, con una pareja que cría cerca y para el Águila Real, con zonas de cría próximas. Pero el impacto más acusado y crítico que exponen los expertos sería el paisajístico.

La Asociación Ecologista Centaurea de El Espinar tiene presentado desde hace años una solicitud de Declaración como Paisaje Protegido para Campo Azálvaro pero la Junta todavía aún no ha contestado. Cabe señalar que la zona de Campo Azálvaro donde se instalaría la planta se trata de un paisaje deshumanizado muy utilizado para rodar spots publicitarios. Grandes empresas como Renault, con Fernando Alonso, Mapfre Seguros, Fiambres El Pozo o recientemente Patatas Lays Gourmet, entre otras, han rodado sus anuncios de televisión en la zona.

Según el informe presentado por la empresa promotora ante la Junta, el proyecto debería ser aprobado al tratarse de un uso autorizado del suelo rústico pero desde las asociaciones ecologistas ya han informado que presentaran alegaciones en caso de que el proyecto prospere. “Resulta incomprensible la desidia, indolencia e, incluso, negligencia de la Junta que sigue sin proteger esta valiosa parte del patrimonio natural de los castellano leoneses”, apuntan desde una de las asociaciones de la RAS.