La provincia registra en 2021 la cifra más baja de accidentes de tráfico mortales

Cuatro personas pierden la vida en las carreteras segovianas, el dato más reducido de siniestrabilidad vial de la última década

4 1nerea WEB
Los bomberos intervienen en un accidente que se produjo el pasado año en una de las carreteras de la provincia de Segovia, después de que un camión se saliera de la vía por exceso de velocidad. / NEREA LLORENTE

El balance de siniestralidad vial en Segovia que la Dirección General de Tráfico elabora con respecto al año anterior ha estado esta vez más próximo de alcanzar su objetivo de dejar el contador a cero. Las vías interurbanas de la provincia registraron a lo largo de 2021 la cifra más baja de accidentes mortales de la última década; se produjeron un total de tres siniestros, en los que perdieron la vida cuatro personas (tres conductores y un pasajero), la mayor parte de ellos mayores de 55 años (una era menor de 24).

Además, en 2021 otras dos personas fallecieron en atropellos en travesías (Nava de la Asunción y Torrecaballeros). Estos datos contrastan con los de 2020, cuando fueron diez los muertos en siniestros en vías interurbanas, un 60% más que en el año anterior. Por ello, a pesar del confinamiento, no se redujeron los accidentes de tráfico mortales puesto que estos se produjeron antes de que el Gobierno central decretara el estado de alarma el 14 de marzo y una vez que España se adentró en la desescalada, de manera que “solo entre junio y septiembre hubo cinco muertos”, de acuerdo con el jefe provincial de Tráfico de Segovia, Pedro José Pastor del Castillo.

Los meses de verano concentran la mayor parte de los accidentes mortales, algo que se repite cada año (en 2020, cinco personas fallecieron en siniestros en la provincia entre julio y septiembre). El tramo horario en el que se producen con más frecuencia se encuentra entre las 14.00 y las 19.00 horas.

A pesar de que la reducción del número de fallecidos en 2021 indica una tendencia positiva, las carreteras siguen cobrándose vidas cada año. La subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, incide en que “no podemos sentirnos satisfechos mientras una sola persona pierda la vida en las carreteras”.

Esto se ha producido en un contexto de aumento de la movilidad en comparación con 2020, marcado por el confinamiento y las restricciones, puesto que ha habido un incremento de más de un 20 por ciento de los desplazamientos por las carreteras segovianas, aunque todavía no se alcanzan los datos anteriores a la pandemia.

“Hay que intentar evitar cada muerte”, sostiene el jefe provincial de Tráfico de Segovia. Al tratarse de unas cifras “muy bajas”, no es posible establecer parámetros generales que expliquen esa disminución, pero Pastor considera que la crisis sanitaria que sacude al país desde hace ya dos años se encuentra entre las posibles causas y podría haber llevado a los segovianos a extremar las precauciones cuando se ponen al volante.

Tan solo 2013 y 2019 se acercan al pasado año, con seis víctimas mortales; por el contrario, 2014 y 2016, con 14 muertos, y 2015, con 13, se sitúan como los peores años de los últimos diez.

Principal factor de riesgo

Lleva a perder el control del vehículo. Reduce la capacidad de anticipación y reacción. Favorece la aparición de fatiga, agresividad y distracciones. Las características de los vehículos evolucionan a un ritmo vertiginoso, pero hay algo que no varía con el paso del tiempo: el exceso de velocidad sigue siendo la principal causa de accidentes. “Se sigue corriendo demasiado”, asevera Pastor, al tiempo que denuncia que un porcentaje “muy alto” de conductores circulan por encima de los límites permitidos. De ahí que esta cuestión sea la que “más preocupa” a Tráfico, así como su combinación con el alcohol, lo que resulta “bastante peligroso”.

Sin embargo, no es el alcohol el principal problema al que Tráfico se enfrenta en las carreteras de la provincia: en cuanto a la media nacional de positivos por consumos, Segovia se sitúa en la mitad de la tabla. No ocurre lo mismo con el exceso de velocidad, ya que la media de las denuncias interpuestas en las Campañas de Vigilancia y Control de la Velocidad impulsadas por la DGT en la provincia de Segovia rondan el 0,7 o el 0,8% del total de denuncias, de manera que casi duplica la media nacional, de entre un 0,4 o un 0,5%.

Las colisiones y salidas de vía siguen siendo los accidentes mayoritarios, en los que el exceso de velocidad suele estar presente. De este modo, Martín pidió a los conductores “prudencia y que cumplan escrupulosamente con las normas de tráfico”. En 2021, tres de las víctimas perdieron la vida en una colisión frontal y otra en una salida de vía, mientras que en 2020, cinco muertes ocurrieron en una colisión, cuatro en salidas de vía y una en un atropello.

Exposición a estímulos

Carteles informativos colocados en un lugar visible desde la calzada, maniobras extrañas de otros vehículos, un mensaje de WhatsApp, cambiar la emisora de radio, recibir una llamada… Distraerse al volante parece cada vez más sencillo. La lista de estímulos visuales y sonoros a los que está expuesto el conductor parece interminable y este no siempre es capaz de dejarlos en un segundo plano.

Hace años que uno de los factores que tiene “mayor influencia” en la producción de accidentes es la distracción. Al igual que en 2020, todos los siniestros mortales se registraron en 2021 en carreteras convencionales, que se caracterizan por “no dejar apenas margen para cometer errores”, de acuerdo con Pastor, lo que requiere plena atención.

De igual forma, a pesar de las numerosas campañas que la DGT pone en marcha desde hace años y de que solo una de las víctimas de 2021 no hacía uso del cinturón de seguridad, Pastor no considera que aún haya suficiente concienciación sobre su utilización.

Otro factor que se ha de tener en cuenta es que no todas las carreteras son autopistas ni autovías, por lo que su estado varía en función de su uso y esto incide de manera directa en un buen número de accidentes. Así, el jefe provincial de Tráfico de Segovia subraya que “no se puede rebasar en 30 o 40 kilómetros por hora el límite permitido” en una carretera que no ha sido diseñada y construida para circular a esa velocidad, dado que el conductor debe ser consciente y adecuarse a las circunstancias con las que se encuentra, como por ejemplo el tipo de vía o las condiciones meteorológicas.

Un accidente frecuente

A pesar de que no se han producido heridos graves ni víctimas mortales, en la provincia de Segovia son frecuentes los accidentes con atropello a animales. Un porcentaje “bastante alto” se produce en las zonas de pinares y bosques, en las que hay “muchos animales”.

No obstante, Pastor alerta de que no se puede descartar que “uno de estos accidentes acabe con víctimas mortales”. La manera de evitarlos es circular por estas zonas con especial precaución, rebajar la velocidad y prestar atención a la posible invasión de la calzada de un animal.

El próximo mes de marzo, entrarán en vigor los cambios recogidos en la nueva Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial. La DGT espera que esto ayude a reducir los accidentes de tráfico y a regular la circulación para que los conductores puedan disfrutar de un espacio público que es “sagrado”, de manera que el informe anual que elabora Tráfico sea cada vez más escueto y siga disminuyendo a mínimos históricos.