Una arqueóloga trabajando en Los Almadenes. /E.A.

El Servicio Territorial de Cultura y Turismo de la Junta ha autorizado una quincena de proyectos arqueológicos en la provincia de Segovia para este verano, algunos ya han arrancado y el resto se irán desarrollando en las siguientes semanas. El arqueólogo territorial, Luciano Municio, aseguró que las perspectivas son “tan buenas” como las de años anteriores en las que Segovia ha tenido “resultados notables” en estas investigaciones sobre su pasado.

Municio destacó que el proyecto Eresma Arqueológico siguen con sus excavaciones en varios puntos de la provincia, en la villa de Matabuey, en el termino municipal de Nava de la Asunción; y el oppidum del Tormejón en Armuña, así como el dolmen de Santa Inés en Bernardos.

Este importante y ambicioso proyecto de difusión e investigación arqueológica tiene muchas expectativas en la zona en la que llevan más tiempo trabajando, el yacimiento de la Peña del Moro, en Navas de Oro. Hace uno meses, el director del proyecto, Raúl Martín Vela, aseguró en una nota enviada a los medios de comunicación, que “el Moro es el yacimiento más veterano de todos”, ya que arrancó en 2017, con resultados que calificó como “simplemente espectaculares”.

Se trata de “un castro que fue ocupado durante la Edad del Bronce y la Primera Edad del Hierro”. Por su parte, Luciano Municio avanzó que la Junta ha autorizado el estudio en una prolongación fuera del ámbito del poblado, donde se encuentra “un depósito con materiales”, que pueden ser de un gran interés para remontarse hasta “la época campaniforme”, por el 2.000 antes de Cristo.

Según el arqueólogo territorial es “muy interesante” por poder “perfilar una evolución más amplia de un grupo humano de toda la Edad del Bronce hasta el inicio de Hierro”. Trabajos con grandes expectativas como los descubrimientos del “espectacular dolmen de Santa Inés de Bernardos”.

Cerro de los Almadenes

Municio también subrayó los once años de impecable trayectoria en el yacimiento arqueológico del Cerro de los Almadenes, en Otero de Herreros, que narra la explotación de filones de cobre. Un espacio ocupado desde la Prehistoria pero con gran interés a lo largo de “todo el mundo romano”. Desde los inicios del imperio con Augusto Tiberio, en el siglo I hasta el final del imperio y después los visigodos y la Alta Edad Media.

El arqueólogo territorial subrayó que este 2021 se mantienen las condiciones en este yacimiento dentro de su “gran proyecto de investigación y divulgación que lleva en marcha más de una década”. El cerro de los Almadenes volverá a ser otro punto de atención en la indagación sobre el pasado de esta provincia.

Los proyectos arqueológicos, algunos de ellos ya de larga duración, repiten para las próximas semanas con una excepción, ya que de momento se han paralizado, no está previsto trabajar por parte de los equipos en la zona del valle de Tejadilla, en Segovia. Una decisión que, según el arqueólogo territorial, no sabe si será una decisión de carácter temporal o que se dejan de trabajar en esta zona.

Por toda la provincia

El verano de este 2021 será intenso para los equipos de investigadores y para el propio Servicio Territorial de Cultura de la Junta con proyectos que buscarán respuestas y nuevas evidencias cerca del dolmen de Bernardos; un estudio y toma de datos a las afueras de la villa romana de Paradinas, que ya comenzaron hace unas semanas. Otro punto será Valdevacas y Guijar, en la Iglesia de la Asunción, para obtener los datos que ayuden para la rehabilitación integral.

Luciano Municio resaltó que hay buenas perspectivas “tan buenas como en los años anteriores”. El 2020 siguieron adelante, a pesar de la pandemia del COVID-19, adaptando el trabajo con todos los protocolos de seguridad y se pusieron en marcha las medidas necesarias y, para 2021, el condicionante con el que han arrancado ha sido meteorológico, por las lluvias y las tormentas. “A ver si dejan de mojar el campo”, sostuvo, para no tener que esperar varios días para que el barro se seque.