Publicidad

La sorpresa fue mayúscula para Marta Sanz, la procuradora de Ciudadanos en las Cortes de Castilla y León, que acudió ayer a la cita de Santa Águeda en Cuéllar. Al realizarse el sorteo después de cantar la Salve en la iglesia de El Salvador y tras una procesión muy animada, las aspirantes a mayordoma formaron el corro. Caras conocidas que se disponen cada año  también dejaban espacio a caras nuevas, como la de Marta Sanz, que reconoció que hacía “muchos años que no pasaba la jornada en Cuéllar”. Sonia de Pablos, mayordoma de este año, realizó el reparto de cartas de la baraja. Cinco fueron las aspirantes y Marta Sanz, en su primera vez en el corro, fue agraciada por el azar con el orón. Maribel Sanz obtuvo el as de bastos, lo que hace suplente en caso de que la mayordoma no pueda actuar como tal.

Aplausos y vítores rodearon el altar mayor en este momento tan intenso que cada año se vive tras la procesión. Marta reconoció estar “tremendamente emocionada”; “es la primera vez desde hace muchísimos años que acompaño a las Águedas de Cuéllar, y para mí es un privilegio y un honor tener la suerte de sacar el orón”, reconoció.  Fueron sus compañeras en la procesión las que la animaron a ponerse en el corro como aspirante, y fue “llegar y besar la Santa”, como bromeó ella misma. La procuradora naranja y natural de la villa aseguró que el día estaba siendo muy agradable en compañía de amigas y vecinas, y que lo importante es disfrutar “por nuestras madres, abuelas,  hijas y por los hombres que nos acompañan, no nos olvidamos de ellos”, comentó. Todavía asimilando el momento, Sanz avanzó que seguramente la acompañe alguien de su familia el año que viene en el cargo, su prima Ana Fuencisla Rodrigo “es bastante probable”, con quien acudió ayer y no cesó de bailar jotas. “Últimamente tengo muchas cosas nuevas en mi vida y mira, otra más”, bromeó emocionada.

El día para ella comenzó como para el resto, engalanándose con el traje regional y acudiendo desde por la mañana a todas las compañeras; “he disfrutado muchísimo, soy muy jotera”, comentó. El año que viene lo disfrutará aún más, y será muy especial dadas sus palabras: “me hace muchísima ilusión, la verdad, es un orgullo”, reiteró en medio del jolgorio en el templo.

Como procuradora reconoció que es importante participar en estas tradiciones para mantenerlas, “defender tradiciones tan nuestras  para que no se pierdan”. Como día de la Santa y protectora de las mujeres, Sanz defendió el papel de la mujer en la actualidad. La jornada continuó con el refresco en la sacristía y la comida de hermandad.