Un momento de la visita a las instalaciones del colegio de Valsaín. / el adelantado
Publicidad

El CEIP La Pradera de Valsaín ha acometido obras de eliminación de barreras arquitectónicas y de renovación del acabado de las pistas polideportivas. El delegado territorial de la Junta, José Mazarías, visitó ayer el colegio para ver las obras que ha realizado la Consejería de Educación. Aprovechando la finalización del periodo lectivo, durante este verano, la Junta, con un presupuesto de 34.317,16 euros, ha llevado a cabo en el centro trabajos para la eliminación de barreras arquitectónicas con la ejecución de una rampa de acceso al gimnasio y la colocación de pasamanos reglamentarios en diferentes puntos.

También se han realizado obras de urbanización en las pistas polideportivas para renovar los acabados que se encontraban muy deteriorados por el uso de sal como fundente para combatir las heladas.

Además de comprobar el resultado de las obras ejecutadas, el delegado territorial aprovechó su visita al colegio para recorrer las instalaciones y saludar al equipo directivo y docente y a los representantes de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos. Mazarías pudo conocer en detalle cómo funciona esta comunidad educativa, la primera que se constituyó en la provincia como ‘comunidad de aprendizaje’, y se interesó por las características y resultados del proyecto puesto en marcha hace ya cinco cursos.

Desde el curso 2012-2013, el colegio ‘La Pradera’ es una de las siete comunidades de aprendizaje que existen en Castilla y León y la primera que se constituyó en la provincia, seguida, un curso más tarde, por el colegio ‘Martín Chico’ de la capital, que también se sumó a esta iniciativa. Este hecho convierte al CEIP de Valsaín en un centro educativo comprometido con la transformación social y la participación de todos los que de una forma directa o indirecta influyen en el aprendizaje de sus alumnos: profesores, padres y madres, vecinos, asociaciones, instituciones y amigos.

Por tanto, la comunidad de aprendizaje ‘La Pradera’ implica a todas las personas que toman parte de alguna manera en el desarrollo de los estudiantes. A través del diálogo y la ciencia, este proyecto transformador está alcanzando un doble objetivo: superar el fracaso escolar y mejorar la convivencia.