El colegio ‘La Pradera’ ha sido reconocido por sus iniciativas medioambientales. /KAMARERO
Publicidad

El CEIP La Pradera de Valsaín ha conseguido este año el sello de ‘Centro Educativo Sostenible’, convirtiéndose así en el tercer colegio de la provincia con esa acreditación, ya que el año pasado lo recibieron la Cooperativa Alcázar de Segovia y el IES Catalina de Lancaster de Santa María la Real de Nieva. La Junta de Castilla y León, a través de las delegaciones territoriales, ha remitido a los veinte centros escolares reconocidos este año con el sello ambiental los distintivos que los acreditan como ‘Centro Educativo Sostenible’, en reconocimiento a sus iniciativas de ambientalización integral. Este sello es una iniciativa conjunta de las consejerías de Fomento y Medio Ambiente y de Educación creada en 2018 para impulsar la participación del alumnado en la gestión ambiental de sus centros. El acto de entrega de los reconocimientos se ha suspendido por las restricciones impuestas a consecuencia de la pandemia. Además, la Junta ha enviado también a todos los centros distinguidos en convocatorias anteriores material específico para la observación de aves.

Los veinte premiados este año han recibido el distintivo en madera. Además, junto a los distinguidos en la convocatoria anterior, 44 en total, han recibido tres prismáticos y tres guías de aves para fomentar la observación de animales en cada centro. Para su elección, se ha tenido en cuenta la necesidad de reconexión con la naturaleza como fuente de satisfacción personal y garantía de su conservación.

La distribución por provincias de los veinte centros docentes no universitarios a los que se les concedió el sello ambiental en el curso académico 2019-2020 es la siguiente: distinción a un centro de cada una de las provincias de Ávila, Burgos, Palencia, Segovia, Soria y Zamora; seis centros de la provincia de León, tres de Salamanca y cinco de Valladolid.

El sello ambiental responde a la II Estrategia de Educación Ambiental de Castilla y León 2016-2020 y da cumplimiento a la Agenda 2030 aprobada por la Organización de las Naciones Unidas en 2015, concretamente al referido como Objetivo de Desarrollo Sostenible 4: “Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos” y a la meta 4.7: “De aquí a 2030, asegurar que todos los alumnos adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, entre otras cosas mediante la educación para el desarrollo sostenible y los estilos de vida sostenibles, los derechos humanos, la igualdad de género, la promoción de una cultura de paz y no violencia, la ciudadanía mundial y la valoración de la diversidad cultural y la contribución de la cultura al desarrollo sostenible”.

Las consejerías de Fomento y Medio Ambiente y de Educación han impulsado mediante este sello ambiental la incorporación de la educación ambiental en el programa curricular de los centros de educación de la Comunidad tanto públicos como privados. La intención de esta distinción es otorgar un reconocimiento público a los centros docentes no universitarios que desarrollan iniciativas de ambientalización integral del centro, basadas en la educación y la gestión ambiental.