protesta Duruelo
protesta Duruelo

La Red Ambientalista Segoviana (RAS), mantuvo una reunión con sus diferentes miembros, el pasado día 8 en Nava de la Asunción, donde manifestaron su preocupación por el proyecto de crear una mina de cuarzo en el nortedeste de la provincia. Apoyando así a la `Plataforma contra la Mina de Cuarzo a Cielo Abierto en el Nordeste Segoviano´.
El pasado 5 de julio, la plataforma ciudadana que pretende frenar el proyecto presentó 1.500 alegaciones, lo que suma un total de cerca de 4.000 desde que se anunció el proyecto.

Erimsa es la empresa gallega que ha presentado la iniciativa, está a su vez es una filial de la noruega Elkem, cuyo accionista mayoritario es la minera china National Bluestar.
Desde las asociaciones contrarias al proyecto recalcan que este afectaría a siete municipios, en una zona de gran valor natural con un destacado patrimonio cultural. En el se incluyen el yacimiento de la ciudad romana Confloenta, la iglesia románica de Duratón, o el río Duratón, que se encuentra dentro de la protección de la Red Natura 2000.

Por tanto, defienden que lo correcto sería proteger ese entorno natural, acogiéndose al artículo 1 de la Convención de la UNESCO, que define los paisajes culturales como “obras conjuntas del hombre y de la naturaleza”. Sin embargo, desde RAS, alegan que Erimsa los ha clasificado como de “baja calidad”.

El proyecto explotaría un área de 2.300 hectáreas donde residen más de 4.000 habitantes. Entre las quejas de los afectados se encuentran las graves consecuencias que el proyecto puede tener tanto en el medioambiente como en la población. Tales como, el cribado de tierras de cultivo que provocaría la perdida de su protección vegetal y el mermamiento de la fertilidad de estas, y la posible afectación a los acuíferos del entorno.

A todo ello, según la RAS se suman graves deficiencias con las que cuentan este y otros proyectos de la compañía en este entorno. Debido a que omiten por completo el peligro para la salud que supone el polvo de sílice cristalino respirable, catalogado de altamente cancerígeno, y que se generaría en la manipulación, el triaje y transporte del cuarzo; o la desproporción entre el bajo rendimiento y el gran impacto que tendría la explotación sobre la naturaleza, la agricultura, la ganadería, el turismo, las infraestructuras y la vida de los habitantes. Así como la total omisión de los efectos acumulativos de los proyectos.

Erimsa, también, tiene la intención de realizar la recarga artificial del acuífero del carracillo. El representante de la plataforma ´Cega, el río que nos une´, explicó que se han presentado varios contenciosos contra el proyecto por las graves afecciones al río, cuyo caudal quedará mermado y a más de 1.000 hectáreas de pinar.