La Policía detiene en Bernuy de Porreros a dos peligrosos atracadores

1935
Publicidad

La Policía Nacional ha desmantelado dos bandas que se dedicaban presuntamente a cometer asaltos a entidades bancarias, supermercados y farmacias y ha detenido a seis personas, en Madrid y Bernuy de Porreros, localidad segoviana en la que ha sido arrestado el conocido atracador Eduardo Camacho Chacón, que cuentan en sus antecedentes con dos homicidios.

Según ha informado la Jefatura Superior de Policía en un comunicado, los arrestados de uno de los grupos, formado por cuatro personas, eran considerados “especialmente violentos” y contaban con más de 60 detenciones anteriores. Al grupo se le imputa su presunta participación en el asalto a dos bancos, tres supermercados y una farmacia en los distritos madrileños de Carabanchel, Centro, Ciudad Lineal y Tetuán.

Uno de sus integrantes es el “violento atracador de bancos” Eduardo Camacho Chacón, quien había sido detenido anteriormente y condenado por la comisión de dos homicidios –el de un empleado de banca en Torrevieja (Alicante) y otro de un policía nacional en Móstoles (Madrid)– en el trascurso de dos atracos.

Los dos hermanos fueron detenidos en la localidad segoviana de Bernuy de Porreros y los otros dos en Madrid. Para la detención en Bernuy, los agentes de los servicios centrales de la Policía de Madrid montaron un dispositivo para interceptar a los dos hermanos cuando se encontraban en el municipio. Ambos fueron acorralados en el centro del pueblo, a plena luz del día, y sin que trascendiera en el municipio la operación, puesto que no se registraron siquiera disparos.

En cuanto al otro grupo, integrado por dos hombres, se le atribuye participar presuntamente en el asalto a dos entidades bancarias durante los meses de agosto y octubre, donde llegaron a robar casi 200.000 euros, según la Policía.

Tras identificarles y registrar sus domicilios, los agentes intervinieron material relacionado con la comisión de los atracos y recuperaron más de 40.000 euros en efectivo.
Además, uno de los arrestados tenía tres órdenes de detención e ingreso en prisión emitidas por distintos juzgados.

La investigación sobre la primera banda empezó el pasado mes de junio tras asaltar dos de sus integrantes una sucursal bancaria utilizando armas de fuego con las que amenazaron a los empleados. Mientras se investigaban estos hechos, los arrestados hicieron un nuevo robo en otro banco y los agentes comprobaron que el “modus operandi” era similar a los otros asaltos. La Policía pudo comprobar que ambos grupos vigilaban y estudiaban toda la actividad que llevaban a cabo las entidades bancarias desde que abrían hasta que cerraban.

Posteriormente, los presuntos autores analizaban la actividad de las sucursales y perpetraban el robo con la técnica de “a la apertura”, es decir, dos de los integrantes iban a la entidad bancaria al momento de la apertura de las puertas con armas de fuego y amenazaba a los empleados. Tras hacerse con el dinero, huían en un vehículo, en el que les esperaban los otros integrantes del grupo.