El lunes comienza la temporada de piscina climatizada en Cuéllar, desde las 9.00 horas.

La temporada de piscina climatizada comienza de manera inminente en Cuéllar. La concejal delegada de Deportes y el alcalde de la localidad han presentado las circunstancias que envuelven a este curso en unas instalaciones que, como es sabido, suponen un reto en su mantenimiento a día de hoy.  La piscina vuelve sin restricciones y afronta una nueva temporada tras un mes de intenso trabajo para dejarla a punto.  

Este lunes 10 abre sus puertas a las 9.00 de la mañana y hasta las 13.30 horas, y de 16.30 a 21.15 horas todos los días de lunes a viernes. Los sábados abrirá una hora más tarde y cerrará a las 20.00 horas; los domingos solo se abrirá por la mañana, de 10.00 a 13.30 horas, dejando cerrado los festivos.  Las restricciones se han dejado atrás pero la edil Gilsanz ha dado a conocer que alguna norma de las adoptadas sí se mantendrá porque han funcionado. Es el caso de las duchas posteriores a los cursos de natación infantil: los monitores realizarán una ducha en la playa de la piscina, pero no se permitirá la ducha en el vestuario ya que “duplica el público en las instalaciones”. No habrá cita previa ni turnos para los usuarios, pero sí se va a pretender que haya una mayor rotación y se recomendarán las sesiones de máximo hora y cuarto; no obstante, la concejal asegura que este es el tiempo medio que vienen utilizando los usuarios para sus baños. 

El Ayuntamiento ha querido dar a conocer las inversiones realizadas para este inicio de temporada en cuanto a los arreglos de las instalaciones. Se han invertido entre 10 y 12.000 euros, y el presupuesto sigue abierto ante averías o demandas de esta infraestructura de más de veinte años. Dieron a conocer que en todos estos años se han sustituido por primera vez las arenas de los filtros ahora, algo muy necesario y que ha supuesto 5.000 euros. Desinfectar, la prueba de legionella, o el cambio de llaves de paso también se suman a las inversiones, al igual que el cambio del tanque de cloro y la cloradora. 

El personal que este año estará trabajando en la piscina climatizada pasa por cinco monitores socorristas, de los cuales tres se han elegido de la bolsa de empleo vigente hasta mayo 2023. Dos de ellos se han contratado de manera externa tras agotar la lista de la bolsa y no contar con otra nueva. Esto se estudiará en noviembre para que la confección de nuevas bolsas sea por temporada y no genere estos problemas. Dos taquilleras -también contratadas por bolsa- se suman a la coordinadora y a la limpiadora que ya cuentan con contrato indefinido. 

Los precios de los abonos y entradas se van a mantener como el año pasado, sin ningún cambio en las tasas. Destacaba el alcalde que a pesar de los enormes gastos que genera la piscina, que deja un déficit entre la de verano y la climatizada de 88.000 euros, “es un servicio que prestar a los cuellaranos” y por eso se van a mantener los precios. “Sube el personal, la luz, los materiales, pero debemos mantener el precio”, ha explicado Fraile. Aunque las cifras de las dos instalaciones dejaron unos ingresos totales de 107.400 euros en la temporada anterior, el gasto se dispara a los 195.000 euros, lo que deja ese déficit. Sin embargo, desde el Ayuntamiento han mostrado su satisfacción ante el gran número de usuarios que han pasado por sendas piscinas. Un total  de 17.913 personas han disfrutado este verano de la misma, con su estrenada climatización del agua, y por la de invierno llegaron a pasar 12.110 en la temporada pasada. Estos números muestran que sí es un servicio demandado que el Ayuntamiento debe prestar a la vecindad.

Los precios frenan la obra de sustitución de la cubierta presostática

En la intención del gobierno local estaba la sustitución de una cubierta presostática cuya vida útil ya terminó, pero la retirada de la empresa adjudicataria el año pasado y la inestabilidad en los precios para una nueva licitación han provocado que este proyecto se aplace sin fecha futura concreta. “De momento tenemos que aparcarla hasta que se normalice todo el tema de precios, escasez de materiales y manos de obra”, ha explicado el alcalde. Ha señalado que han sido dos las empresas que facilitaron presupuestos en agosto, con validez de quince días, y con un 30% de aumento sobre las pretensiones iniciales del Ayuntamiento. “Ahora mismo, para una obra tan compleja y costosa como es esta, tenemos que ser prudentes y esperar a que el momento sea mejor”. Carlos Fraile afirma que este parón se traduce en que los usuarios podrán utilizar la piscina climatizada durante toda la temporada, por lo que el abono de temporada también se ha reincorporado a la oferta. Este era uno de los grandes proyectos planteados por el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cuéllar, pero dadas las circunstancias adversas del mercado, quedará sin realizarse durante esta legislatura. Fraile ha reconocido además que se auguran dos años “malos”, y que aunque venga periodo electoral, la prudencia en el gasto público ha de estar muy presente.