La Pinilla también está sufriendo las consecuencias de las restricciones de movimientos. /E.A.

La estación de esquí de La Pinilla reclama la misma “excepción” para acceder a sus instalaciones que ya disfrutan en el parking de Navacerrada. Los confinamientos perimetrales debido a la pandemia de la Covid-19 de comunidades y provincias, en este caso de Madrid y Castilla y León, están generando muchos problemas en las fronteras entre territorios, sobre todo a instalaciones de ocio, que pueden estar abiertas, pero las restricciones impiden que puedan recibir a clientes del otro lado del límite de su provincia.

Tras las quejas surgidas a finales del año pasado por las restricciones de Madrid y Castilla y León, que impedían a los madrileños acceder al parking de Navacerrada, lo que estaba repercutiendo de forma negativa en la temporada de esquí de la estación de Navacerrada, la Junta de Castilla y León estableció una excepción en el decreto de restricciones, por la que “se permite la entrada de vehículos y personas desde la Comunidad de Madrid al estacionamiento en el Puerto de Navacerrada en la carretera M-601 en el límite de Madrid con Castilla y León, en la provincia de Segovia, y la salida de vehículos y personas desde este estacionamiento hacia la Comunidad de Madrid. Y todo ello en el marco de la regulación de tráfico que al efecto realizarán los agentes de la Guardia Civil competente”.

El alcalde de Riaza, Benjamín Cerezo, ayuntamiento que gestiona la estación de esquí de La Pinilla, pide ahora la misma excepción para sus instalaciones, en lo que resta de campaña. La primera petición realizada a la Junta fue para reclamar un corredor entre la Comunidad de Madrid y La Pinilla, de la que no ha obtenido respuesta, y la segunda ha sido para reclamar también la posibilidad de que los castellanoleoneses que así lo deseen puedan venir a esquiar a La Pinilla. Tampoco ha habido respuesta.

Tanto la estación de esquí de La Pinilla como de Navacerrada llevan unos días cerradas, debido a la falta de nieve y a las altas temperaturas, pero ambos complejos están preparados para abrir sus pistas en cuanto las condiciones lo permitan. Benjamín Cerezo comentaba ayer que “aún estamos a febrero y queda mucha temporada”. Las previsiones apuntan a una bajada de las temperaturas en los próximos días, lo que podría favorecer la puesta en marcha de los sistemas de innivación artificial y la reapertura de las estaciones.