Vista de la muestra, en la Real Fábrica de Cristales, ante la mirada de tres visitantes. / EFE
Vista de la muestra, en la Real Fábrica de Cristales, ante la mirada de tres visitantes. / EFE

La Real Fábrica de Cristales de La Granja de San Ildefonso (Segovia) acogerá hasta el 31 de agosto una exposición que muestra la Pasión de Cristo a través de fotografías estereoscópicas del siglo XIX, la técnica de entonces para conseguir un efecto 3D en las imágenes, con una visión actualizada gracias a las nuevas tecnologías.

La muestra abrió al público el sábado 2 de abril con motivo de la llegada de la Semana Santa y los comisarios de la exposición, Lee Fontanella y Juantxo Egaña se han encargado de la promoción de la muestra junto a la directora del Museo Tecnológico del Vidrio, Paloma Pastor, y la concejala de Turismo del Real Sitio de San Ildefonso, Paloma Ramírez.

El grueso de la muestra ‘Semana Santa, La Pasión. Una visión estereoscópica’ está formado por 14 albúminas estereoscópicas coloreadas en su reverso pertenecientes a la Colección FBS, cada una de ellas con una estación de la Semana Santa desde la condena a muerte a Jesús hasta su resurrección.

Las obras forman parte de uno de los coleccionables de 24 marcos grafiados relativos a la vida de Jesús publicados entre los años 1865 y 1885 por el fotógrafo francés Adolphe Block, quien capturó en esta serie la puesta en escena creada por el escultor del mismo país Louis Alfred Habert.

Según explica Lee Fontanella, esta técnica para conseguir un efecto tridimensional de las imágenes nace prácticamente con la fotografía, de la mano de los inventores Brewster and Wheatstone.

En un comienzo, tomaban una foto, después desplazaban la cámara dos centímetros a un lado para tomar otra prácticamente igual y luego las colocaban de manera contigua de forma que, con un visor, se conseguía este efecto de tres dimensiones, todo ello antes de que se crearan cámaras específicas que conseguían un resultado más preciso.

La práctica totalidad de las piezas están datadas a finales del siglo XIX y contienen una temática “muy tradicional”, pero la exposición también mira al presente, e incluso al futuro: “Hemos querido facilitar, hacer asequibles estas vistas de la Pasión aplicando las nuevas tecnologías y otras posibilidades de apreciar las vistas de la Cruz”, ahondó Fontanella.

Así se refiere al diorama que sustituye en la exposición a la doceava estación, que está compuesto por tres cuadros de un metro de ancho y dos de largo pintados al óleo por Juan de la Peña y que muestra a Jesús y a los dos ladrones crucificados.

“Hemos intentado caracterizar con un concepto un poco más contemporáneo a los personajes, introduciéndoles tatuajes, tapando solo a Cristo, que es el divino, y humanizando un poco a los otros dos ladrones…”, señaló el pintor en declaraciones a Efe, sobre el desnudo integral de los dos personajes secundarios.

Por delante del cuadro, en una tela semitransparente, son proyectadas imágenes de la estereoscopía original y detrás, nubes y rayos de tormenta que ambientan la instalación gracias a una técnica de videomapping, según relató el responsable de esta parte multimedia, Luis Lancho.

Él también ha diseñado los gifs que el público puede ver en su teléfono móvil al capturar el código QR que se encuentra en el letrero de cada estación, para lo que ha sido necesario recortar las tres o cuatro capas de cada estereoscopía y animarlas hasta conseguir un efecto 3D.

La muestra se completa con otras imágenes, como las tomadas en 1882 por Francisco y Ramón Almela, padre e hijo, fotógrafos de la Semana Santa de Sevilla y otras procedentes del Archivo Municipal de Lorca, tomadas a también a finales del siglo XIX.

Otra visión de la misma temática se puede encontrar en los autorretratos del fotógrafo norteamericano Fred Holland Day, tomados en 1898 en los alrededores de Boston, fotografías que muestran al artista con una corona de espinas y crucificado y que han sido trasladadas a La Granja desde la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos para esta exposición.