Las instalaciones están situadas en el corazón de la sierra de Guadarrama y son visitadas por miles de personas. / EL ADELANTADO
Publicidad

Las repercusiones del incendio que asoló más de 300 hectáreas en la vertiente segoviana de la Sierra de Guadarrama no se han hecho esperar en otras valiosas y emblemáticas zonas medioambientales del entorno como el área recreativa ‘La Panera’, ubicada en el término municipal de El Espinar  y que es uno de los lugares de recreo estival elegido por miles de personas. La difusión de unos videos en redes sociales donde se veían algunas barbacoas encendidas espoleó la alarma social sobre la necesidad de incrementar la protección de este entorno, para lo cual las instituciones vinculadas a este espacio –Ayuntamiento de El Espinar, Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia y adjudicatario de la explotación del área recreativa- han sentado las bases del refuerzo de las medidas de seguridad en la zona en una reunión  celebrada la pasada semana.

En el encuentro participaron el alcalde de El Espinar, Javier Figueredo; Frutos de Llano, concejal del área de Montes y futuro procurador sexmero de El Espinar en la Junta de la Comunidad de la Ciudad y Tierra de Segovia; Jesús Ángel Gascón, concejal del Área de Medio Ambiente; Cipriano Dorrego, jefe de Agentes Forestales del Ayuntamiento; José Carrillo, jefe de comarca de agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León; Javier Ayuso, empresario adjudicatario de la gestión y explotación del Área Recreativa La Panera; Luis Sánchez, guarda de montes de la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia; y Luis Asenjo, gerente de la Comunidad de la Ciudad y Tierra de Segovia, entidad Local propietaria del MUP 148 Mesas del puerto, donde se ubica La Panera.

Tras el análisis técnico del área recreativa y la evolución histórica en la gestión de este espacio,  surgieron una serie de propuestas para mejorar la seguridad que se pondrán en marcha en breve, como el adelanto de la hora de apagado de las barbacoas a las 19.00 horas por parte del adjudicatario, así como la instalación de pértigas en el acceso y la salida para cerrar al tráfico fuera del horario de funcionamiento y evitar así problemas de vandalismo nocturno.

Desde la Concejalía de Medio Ambiente del ayuntamiento de la Villa, se propuso la mejora de la señalización de seguridad, facilitando a los usuarios los teléfonos de emergencias. Asimismo, se puso sobre la mesa la realización de campañas de concienciación y sensibilización medioambiental  para todos los públicos.

Por otra parte, la reunión subrayó la necesidad de mejorar aspectos como la cobertura de telefonía móvil en la zona con la instalación de repetidores, o incluso la instalación de un sistema de videovigilancia en zonas consideradas sensibles.

El parque tiene una plantilla de 10 trabajadores en el periodo estival y se encarga de la limpieza, desbroce de viales y vigilancia del uso de las barbacoas autorizadas, así como del resto de las instalaciones, aparcamientos, piscinas con agua depurada, zona de césped con riego automático, servicios y vestuarios en la zona de las piscinas, bar con servicios y zonas estanciales dotadas de mesas con bancos. Además, cuenta con señalización de normas de funcionamiento general y de normas del uso de las barbacoas, así como sistema de megafonía en todo el parque para la comunicación de cualquier emergencia.