La nevada que ha empezado a caer a partir de las 8.30 horas de este martes obliga a circular con precaución en la N-VI, a la altura de Gudillos, en la provincia de Segovia. Además, la nieve que ha caído en las últimas horas en la Comunidad dificulta el tráfico en la N-625 en el puerto de montaña entre Riaño y Oseja de Sajambre, en la provincia de León, hasta el punto que está prohibida la circulación de camiones y vehículos articulados.

La información de la Dirección General de Tráfico (DGT), recogida por la Agencia Ical, señala que sigue prohibida la circulación, desde el pasado sábado, en el puerto de montaña de Río de Lunada, en la provincia burgalesa, en la BU-572. En la misma zona, el tráfico es complicado, con nivel rojo, en la BU-570, a la altura de Rioseco, donde está prohibida la circulación de camiones, articulados y autobuses además de ser obligatorio el uso de cadenas o neumáticos de invierno. También, hay dificultades en la carretera BU-571 en Río Trueba.