proteccion civil provincia DSCF7059 1920x1440
Un equipo de protección civil en una actividad festiva en la provincia. /E.A.

La Mancomunidad de La Atalaya, integrada por los municipios de La Lastrilla, Palazuelos de Eresma, San Cristóbal de Segovia y Trescasas, continúa con los trámites para que la nueva agrupación de voluntarios de protección civil eche a andar. El reglamento que regula el colectivo ya ha sido aprobado de forma definitiva y publicado en el Boletín Oficial de la Provincia. El principal objetivo de la agrupación es garantizar la coordinación preventiva y operativa respecto de la protección de personas y bienes ante los daños producidos por las situaciones de emergencia en los casos de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública, mediante la realización de actividades que permitan evitar las mismas, reducir sus efectos y reparar los daños.

Podrán vincularse a la agrupación de protección civil únicamente las personas físicas o individuales que residan en los municipios que integran la Mancomunidad de La Atalaya. Pueden incorporarse todos los vecinos mayores de 18 años y menores de 60 años que acrediten disponer de tiempo libre determinada y que superen las pruebas de aptitud psicofísica y de conocimientos que se determinen, así como las de formación básica y especialización que procedan.

La agrupación dependerá directamente del presidente de la Mancomunidad, como jefe de protección civil, que podrá delegar el ejercicio de sus funciones y competencias en el vocal delegado de protección civil. La organización se estructurará en cuatro grupos: intervención operativa, asistencia técnica, sanitario y de acción social y de apoyo logístico.

La actividad formativa se articulará en: cursillos de orientación para aspirantes, cursos de formación básica para los aspirantes seleccionados, cursos de perfeccionamiento para los voluntarios y ejercicios prácticos con carácter periódico para mejora permanente de la preparación de los componentes de la agrupación.

Además, se completará con: la organización de bibliotecas y fondos de comunicación sobre protección civil; el mantenimiento de relaciones de colaboración mútua con otras administraciones públicas o entidades privadas relacionadas con el sector, y la elaboración y edición y, en su caso, promoción de publicaciones periódicas y unitarias sobre temas de protección civil.

Todos los voluntarios se comprometen a cumplir los deberes reglamentarios, cubrir un mínimo de 60 horas anuales y cooperar en cualquier misión de socorro, ayuda y rescate de víctimas.