14 1 web
Jorge Blass. /E.A.

— ¿Qué se va a encontrar el público que vaya a ver ‘La Magia de Jorge Blass’ en el Festival Noches Mágicas de La Granja?
— Un espectáculo con mis mejores ilusiones concentradas en una hora y quince minutos. Magia interactiva con el público, ilusiones tecnológicas y un montón de sorpresas pensadas para todos los públicos. Es un espectáculo en el que invitaré a todos los espectadores a dejarse llevar, y fascinarse con el arte de la magia. Durante el tiempo que dure sucederán cosas muy alucinantes.

— Este espectáculo tiene ilusiones que han dejado boquiabiertos a numerosas estrellas internacionales, ¿cómo se viven estas reacciones de tan alto nivel?
— Me hace especial ilusión haber sorprendido a diferentes personalidades con mi magia a las que admiro muchísimo. Siempre me encantan sus reacciones porque descubro un poco más de la persona, la magia saca al niño que tenemos dentro y hace que juegue y disfrute.

— Incluso David Copperfield ha contado con tu trabajo, ¿te imaginabas algo así cuando empezaste en el mundo de la magia?
— Es un sueño hecho realidad, si al Jorge de 12 años le dijeran que iba a recibir regularmente llamadas de David Copperfield para hablar de magia, incluso que iba a colaborar con él vendiéndole los derechos de uno de mis trucos para su show de Vegas, o que iba a actuar en el mismo escenario con Juan Tamariz, fliparía.

— ¿Qué papel tiene el público en tus espectáculos?
— El público es parte del show, pero con muchísimo respeto. Solo participarán aquellos que lo deseen, cuando yo veo un show me da mucha vergüenza que me saquen al escenario, así que solo participan aquellos que realmente quieren. Para mí es muy importante que todo el mundo esté a gusto y quienes salgan sean totalmente voluntarios. No uso compinches, y denuncio cuando veo a algún compañero que sí usa, pues rompe el pacto con el público. La magia es ingenio y mucho arte.

— Presentas un espectáculo de magia en un enclave mágico, la Real Fábrica de Cristales de La Granja de San Ildefonso. ¿Qué te inspira este entorno?
— Conozco bien el espacio y me encanta, es un lugar que tiene una atmósfera increíble. Estoy seguro que será una noche memorable para todos, yo me ocuparé de poner la magia pero en un entorno así todo luce mucho más.

— ¿Te atreverías a hacer alguna ilusión con alguna de las obras maestras que albergan las estancias de La Granja?
— Me encantaría, aunque no sé que opinará Patrimonio… Pero tal vez en los Jardines podría inventar alguna Magia con las fuentes. Sin duda es un lugar mágico.