Las pistas de Navacerrada, cerradas esta semana, no reúnen las condiciones idóneas para esquiar. / EL ADELANTADO

Empezaba enero y después de un final de año sin nieve, las estaciones de esquí abrían ya en este 2021 con abundantes precipitaciones de nieve y una bajada considerable de las temperaturas, lo que favoreció la puesta en marcha de los sistemas de innivación artificial y el acondicionamiento de las pistas, a la espera de los aficionados al esquí. Estos han respondido este primer mes de la temporada de esquí. Había y hay ganas de deslizarse por las pistas y disfrutar al aire libre de uno de los pocos deportes que la pandemia del coronavirus permite practicar, con toda la batería de medidas que establece el protocolo Covid-19.

La dicha no ha durado mucho, ya que no se ha llegado al mes de apertura de las estaciones de esquí segovianas. El Covid no ha podido con los aficionados al esquí, pero la lluvia, el viento y la subida de las temperaturas han obligado esta semana a cerrar sus instalaciones a la estación de Navacerrada, y la semana pasada a la de La Pinilla.

Navacerrada abrió sus puertas el 1 de enero y salvo algún día que las fuertes rachas de viento han obligado a cerrar las pistas, se ha mantenido abierta hasta el miércoles pasado. “Lamentamos profundamente informaros del cierre temporal de la estación, ya que después de la lluvia, niebla y alta temperatura, se ha puesto todo en contra para que podamos seguir adelante”, explicaban en el perfil de Facebook de Navacerrada, y confirmaban después fuentes de la propia estación de la Sierra de Guadarrama. “Pensamos que aún queda mucha temporada por delante, y seguiremos pendientes de las previsiones meteorológicas, ya que en cuanto bajen las temperaturas, volveremos a poner en marcha nuestro sistema de producción de nieve para volver a arrancar la estación lo antes posible”, señalan.

La misma situación se produce en la estación de La Pinilla, en Cerezo de Arriba, obligados a cerrar desde el pasado miércoles, primero por el fuerte viento, al paso de la borrasca ‘Filomena’ por el Sistema Central, y después por la subida de las temperaturas y la llegada de la lluvia, con el consiguiente deshielo y desaparición de la nieve de las pistas de esquí. “Hoy hace de primavera aquí”, decía una de las responsables de la estación segoviana; por eso es imposible fabricar nieve, aunque sea artificial.

Sentimos ser portadores de malas noticias. Las condiciones de nieve y meteorológicas no permiten abrir. La lluvia, el viento y las temperaturas han deteriorado las pistas. Avisaremos próximamente de más noticias”, se despedían de sus aficionados, “hasta nuevo aviso”, desde la estación de La Pinilla.