Ante la suspensión de la procesión, los devotos acudieron en masa a besar la medalla de la Virgen y orar en su camarín./chantal núñez
Publicidad

No importa cuánto avancen los tiempos, cuánto corra la sociedad o cuánto cambien las creencias y las costumbres; en el paraje de El Henar, las tradiciones se cumplen, la fe no se pierde. Miles de personas acudieron ayer a honrar a la Virgen de El Henar, a pesar de que la lluvia protagonizó toda la jornada. Dejó salir al Rosario de las Antorchas la noche anterior aunque, justo a su finalización, la lluvia se hizo notar. El cielo hacía presagiar lo peor ayer domingo, día de El Henar. Y así se cumplieron los peores pronósticos: la lluvia comenzó a caer antes de que comenzará la misa de campaña, que tuvo que trasladarse dentro del Santuario. Cientos de personas acudieron a esta sentida misa, mientras otras tantas esperaron en la escalinata, refugiados bajo techo de una gran tromba de agua que cayó durante casi una hora. El templo, realmente abarrotado, no permitía a los fieles apenas entrar o salir. Cuando concluyó la eucaristía, se hizo el silencio para entonar con devoción la Salve, que sin lluvia debió haberse cantado mucho más tarde, como punto final a decenas de jotas y frente a la puerta del Santuario. Fue entonces cuando los padres Carmelitas anunciaron que las inclemencias del tiempo no permitían sacar en procesión a la imagen, pero sí lo hará -si el tiempo lo permite esta vez- el próximo domingo, el de El Henarillo. Tras la eucaristía y en vista de que no se pudo salir en procesión, miles de fieles acudieron a visitar la imagen en su camarín, por la parte trasera del Santuario. Besos a la medalla, ofrendas de flores, peticiones y agradecimientos se pudieron ver en esta zona en la que muchos devotos aprovecharon para recogerse.

POSPUESTA La noticia del traslado de la procesión ha sido recibida con alegría por muchos, que esperan con ansia este día y ven truncados sus deseos de honrar a la Virgen con danzas en procesión. Por otro lado, algunos cuellaranos se plantean qué hacer; el próximo domingo se celebra El Henarillo en el barrio de El Salvador, en Cuéllar, y también sale en procesión la Virgen de La Palma. Los devotos de ambas imágenes tendrán que decantarse por cuál acudir, en vista de que ambos actos se solaparán.

MÁS de 200 PUESTOS Además de la parte más religiosa, la fiesta de El Henar cuneta con otro tipo de celebración que se concentra en La Chopera. Junto a la Fuente del Cirio se ubican más de 220 puestos de venta ambulante. Calzado, bisuteria, alimentación, menaje y todo tipo de productos se pueden encontrar en esta zona de El Henar a la que muchos acuden a comprar las tradicionales avellanas.
La lluvia también hizo mella en esta parte de la celebración, embarrando buena parte de este espacio y haciendo que la afluencia de público descendiera notablemente. No obstante, fueron miles de personas las que acudieron al paraje de El Henar. Como se podía oír a muchos de los peregrinos: “Aquí estamos, a pesar de la lluvia”, frase repetida en incontables ocasiones durante la jornada de ayer.
Las inclemencias meteorológicas deslucieron por completo la fiesta, pero no evitaron que toda la actividad del fin de semana se concentrara allí, en El Henar, un lugar al que no dejaron de acudir personas de todos los municipios cercanos a Cuéllar, pero también a Valladolid y Segovia, porque la fe por Virgen de El Henar llega muy lejos, no entiende de provincias y seguro volverá a atraer a los fieles el próximo domingo.