Agentes de la Guardia Civil en la entrada de la residencia de Cáritas de El Sotillo. /E.A.
Publicidad

La Lastrilla acoge en su término municipal tres centros sociales y residenciales: Cáritas, Apadefim y Juan Pablo II, considerados más vulnerables en la crisis sanitaria que se vive en la provincia por el Covid-19. El alcalde de La Lastrilla, Vicente Calle, mostraba hace unos días su preocupación e incertidumbre por la situación de estos centros, en los que la pandemia también está afectando.

Sobre cómo está viviendo la localidad la crisis del coronavirus, Vicente Calle, que se mantiene en casa, como el resto de trabajadores municipales, explicaba que dentro de la preocupación, los vecinos están viviendo el estado de alarma, “con normalidad”, en sus casas, y cumpliendo las medidas establecidas por el Gobierno.

La  Lastrilla mantiene algo de actividad industrial, al ser un municipio con varios supermercados, considerados servicios esenciales,  por lo que están abiertos, al igual que alguna otra actividad también esencial. Sin embargo, el resto de empresas, como establecimientos hosteleros, se mantienen cerrados, y se desconoce cuándo podrán abrir y cuál será su futuro.

También estos días, efectivos de la Unidad Militar de Emergencia (UME) y de la Guardia Civil han realizado labores de desinfección en la residencia de Cáritas de El Sotillo, para la que hace unos días el propio obispo de Segovia pedía ayuda, por la extrema situación que se estaba viviendo.

Vicente Calle lamenta las consecuencias económicas que esta crisis sanitaria va a provocar en su pueblo y en todo el país, pero de momento, anima a los vecinos a seguir cumpliendo las medidas establecidas para acabar lo antes posible con la pandemia.