Vista de El Sotillo. / José Antonio Santos
Publicidad

La Lastrilla, municipio segoviano ubicado a escasos kilómetros de la capital tiene su origen , según el doctor en Historia, Francisco Javier Mosácula, en ser un puesto avanzado para el cobro de tasas de acceso a la ciudad. Este proceso, durante el periodo de colonización castellana de la zona, ocurrió desde el siglo X al XII, cuando se asentaron en esta zona, gentes llegadas desde Cantabria, País Vasco y Navarra, que se unieron a la población local.

Diferentes documentos indican que La Lastrilla existe desde hace 800 años pero, antes de la existencia de una población, como tal, la zona ha contado con una “vida prehistórica” interesante. Hay vestigios que informan de la existencia de grupos humanos de hace miles de años asentados, y así lo prueban las excavaciones realizadas en el paraje conocido como “Las Zumaqueras”, en la época de la Edad del Bronce (1200 a. C.).

Cuentan también que, ya en época romana, la piedra necesaria para la construcción del Acueducto de Segovia, salió de los “bolos de granito” que se encuentran en el barrio de San Lorenzo y en El Sotillo.

La primera vez que La Lastrilla aparece en un documento es en el año 1247 por las relaciones de préstamo a los colonos que trabajan las tierras propiedad de la iglesia. La Lastrilla vuelve a ser noticia, de forma abundante, en el siglo XIX, con la independencia del pueblo a partir de 1833, cuando se realiza la nueva reorganización efectuada por el entonces ministro Javier de Burgos.

En las ordenanzas que regulan el agua del río Cambrones, realizadas por la Noble Junta de Cabezuelas en el año 1401. En dicho documento, aparece La Lastrilla como titular de los derechos de “Ojalvilla”, una población hoy desaparecida que se encontraba en los terrenos hoy ocupados por El Sotillo.

La localidad se independizó en 1833, tras la reorganización municipal realizada por el ministro de Fomento, Javier Burgos, que hoy sigue existiendo casi intacta.
El municipio surgió al encontrarse cerca del lugar la fuente de San Frutos, que se ha encargado de abastecer a los vecinos de la zona desde siempre. Cuando el suministro de agua se modernizó, permitió un importante crecimiento en su población siendo hoy uno de los pueblos más habitados de Segovia.

La Lastrilla se encuentra a 4 km de la capital y, administrativamente, dependen de su Ayuntamiento las poblaciones de Escobares o El Sotillo

Patrimonio

El principal ejemplo del patrimonio arquitectónico de La Lastrilla es su iglesia parroquial de San Juan Bautista, este templo está ubicado en el centro histórico.

En cuanto a El Sotillo, su iglesia está dedicada a San Alfonso Rodríguez, santo segoviano que nació en Segovia el 25 de julio de 1532 y perteneció a la Compañía de Jesús. Su canonización tuvo lugar el 15 de enero de 1888, por el Papa León XIII.

La iglesia de San Juan Bautista es un templo barroco en una sola nave y con cabecera poliédrica. A los pies del templo se levanta una gran torre campanario de ladrillo, de construcción moderna. En el interior, destacan sus vidrieras, que llenan el espacio de colores rojos y azules, creando un ambiente mágico.

Por otro lado, como localidad moderna que ha crecido mucho en los últimos años, La Lastrilla cuenta con instalaciones, principalmente deportivas: La piscina cubierta, el pabellón polideportivo… La Lastrilla comenzó hace 16 años, dice su alcalde “de la nada” y, en este periodo se ha dotado al municipio para dar servicios a sus más de cuatro mil habitantes, sobre todo gente joven. Por ello tienen mucha importancia las instalaciones deportivas de todo tipo y los parques, para que jóvenes y niños tengan cubierto su tiempo de ocio.

Las instalaciones construidas en estos últimos años, han tenido un coste de entre 8 y 9 millones de euros y, Vicente Calle destaca que “ahora contamos con las instalaciones de los Escobares que son una maravilla”.

Fiestas

Las fiestas de esta poblada localidad, La Lastrilla, comienzan con la fiesta de San Isidro Labrador, en mayo y, continúan con las fiestas de San Juan Bautista, a la que han cambiado de fecha para que no coincida con la fiesta de San Juan, de la capital y, porque en agosto “están todos”. Con el cambio de fechas, San Juan Bautista, en La Lastrilla, se celebra el tercer fin de semana de agosto. En El Sotillo, se celebra la fiesta del santo segoviano, San Alfonso Rodríguez, el primer fin de semana de septiembre.

A estas fiestas ya mencionadas, se une la de Santa Águeda, fiesta de las mujeres, que como es habitual, se celebra en febrero.

En la localidad hay dos comisiones encargadas de la organización de los diferentes festejos con el apoyo económico y logístico de la Corporación Municipal.

La Lastrilla hoy

El alcalde de La Lastrilla desde hace 16 años es Vicente Calle Enebral (PP), aunque antes de acceder al despacho de la alcaldía, durante 12 años, fue concejal… lo que significa que son en total 28 años los que lleva conociendo de cerca este Ayuntamiento.

La Lastrilla es un municipio que actualmente cuenta con 4.020 habitantes, en una buena parte jóvenes que dan a la localidad un ritmo de vida muy especial. La juventud de una buena parte de su población se observa en detalles como la distribución del programa Conciliamos, destinado a acoger a escolares en días no lectivos cuando sus padres trabajan. De poblaciones como Cuellar, están inscritos 24 niños pero, en La Lastrilla, son 44.

Hace años su población vivía del campo, de la agricultura… hoy, a causa de su cercanía a Segovia, una parte de sus habitantes residen en La Lastrilla y trabajan en Segovia, aunque no hay que olvidar que, en la carretera de Soria se han asentado un número importante de empresas, de diverso tipo, que requieren sus propios trabajadores, algunos de los cuales residen en la ciudad de Segovia.

Hablando de la carretera de Soria, esta zona de La Lastrilla se ha puesto de moda y actualmente alberga un número importante de supermercados, sobre todo en el margen izquierdo de la carretera, en sentido a Soria. También en esta zona, el alcalde de la localidad recuerda que se encuentran tres complejos residenciales: Cáritas, APADEFIM y el Centro de Servicios Sociales “La Fuencisla”, centro asistencial dependiente de la Diputación Provincial, que sustituyó al Sanatorio Psiquiátrico Nuestra Señora de la Fuencisla. Entre estos tres centros, residen entre 700 y 800 personas.

La carretera de Soria acoge también a conocidos establecimientos de hostelería y restauración como el Parador de Segovia, El Mirador, Hotel Puerta de Segovia y Venta Magullo, con un importante número de habitaciones, aproximadamente seiscientas y pico camas.

Vicente Calle comenta que, La Lastrilla, comenzó a ser lo que hoy conocemos, “a partir de que se construyera el Hotel Puerta de Segovia, porque Magullo ya existía, la zona de la carretera de Soria comienza a coger cuerpo”. Primero fueron pequeños talleres pero luego llegaron algunos supermercados que en algunos casos aprovecharon naves que habían quedado vacías, incluso el llamado “Corte Inglés”, un establecimiento propiedad de orientales, que se ha instalado en las naves donde estuvo asentada una distribuidora de frutas y verduras.

Además, el alcalde destaca que actualmente las MM Concepcionistas han puesto en marcha el proyecto de su nuevo colegio, cuyas instalaciones estarán ubicadas en este lugar y darán más vida aún al municipio. Dicho lo cual, comenta el alcalde de la localidad, la marcha del municipio es muy buena.

En cuanto a los proyectos que el Ayuntamiento de La Lastrilla pretende poner en marcha de modo inmediato, el alcalde cuenta con 10 o 12 sobre su mesa del despacho, que ya se plantearon en la última campaña electoral de hace casi un año y, en algunos casos, esperan que estén completados antes del segundo aniversario del periodo municipal.

También hay algún proyecto “que está costando un poquito más”: Un parque en El Sotillo, cerca del lugar en el que se ubicará el Colegio de las MM Concepcionistas, “donde queremos hacer una zona de jardín, una zona verde alrededor del río Ciguiñuela, con un paseo con bancos”. Por otro lado, este Ayuntamiento, ha finalizado una marquesina de 120 metros cuadrados para dar sombra a esta plaza y van a dotar a las rotondas que dan acceso al municipio de rótulos con el nombre de la localidad. Se han arreglado y ampliado aceras de El Sotillo en su margen izquierdo, está en marcha la construcción de 10 viviendas de protección oficial y, se ampliará el colector en El Sotillo, en la carretera de Soria.

Dónde comer y dormir

Son múltiples las posibilidades de alojamiento en el municipio. Hoteles como Puerta de Segovia o Venta Magullo, apartamentos como los Veladiez, son solo una parte que se completa con tres casas rurales ubicadas en El Sotillo y algunos pisos turísticos, los restaurantes propios de estos Hoteles y muchos más, sin olvidar que, la distancia que separa a La Lastrilla de Segovia, con toda su infraestructura turística, se encuentra a tan solo 4 o 5 Kilómetros.

La receta

A la hora de presentar una nueva Receta, hemos querido aprovechar la presencia en esta localidad de Oscar Calle, quien comenzó su historia junto a su familia en Venta Magullo, para después realizar su formación en la Escuela Superior de Hostelería, en el País Vasco y realizar prácticas junto a prestigiosos profesionales de los fogones como Pedro Subijana en su restaurante Aquelarre. Desde 2009, Oscar Calle y Ángel Peña, dirigen el complejo hostelero Venta Magullo.

Este gran profesional de la cocina nos ha contado cómo preparar las “Alcachofas salteadas con huevo cuajado a baja temperatura, lascas de ibérico, foie y hongos de nuestra sierra”.

Ingredientes: 2 alcachofas, 12 gr de foie mi cuit, 40 gr de hongos de nuestra sierra, ¼ de cebolla, ¼ de puerro, 3 lonchas de panceta, 1 huevo, sal, pimienta negra, aceite de oliva y, aceite de trufa.

Modo de prepararlo: En el aceite de oliva se pocha la cebolla y el puerro cortado en brounise (dados muy pequeños cortados sobre tabla). Cuando esté pochado se añaden los hongos cortados en daditos y seguimos rehogando, también añadimos sal y pimienta negra, al gusto.

Se limpian las alcachofas y se meten en agua con limón y perejil para que no se oxiden. Después, se ponen a cocer a 90ºC durante 1 hora pero, vigilando por si se hacen antes de ese tiempo.

Se corta la panceta ibérica en lonchas finas y se ponen sobre un papel de cocina para meterlas en el microondas hasta que estén crujientes y se cuece 1 huevo a 62 º C, durante una hora y 10 minutos.

Emplatado: se ponen los hongos de base y se añade un medallón de foie. Sobre el foie se pone el huevo cocido a 62 º C.

Se parten las alcachofas en cuartos, se saltean con un poco de aceite y, se colocan alrededor del huevo. Se echa un poco de sal, un chorrito de aceite de trufa y se coloca la panceta crujiente encima…

Maridaje: Este plato, puede acompañarse por un vino de Juan Piñeiro Great Duque Palo Cortado 12 años (DO Jerez). Vinos de crianza biológica que, en un momento dado, se decide cortar esta crianza y hacerlos de crianza oxidativa, por eso es un vino irresistible por su complejidad y originalidad.