Repoblación de truchas en el embalse de Puente Alta de Segovia. / juan martín
Repoblación de truchas en el embalse de Puente Alta de Segovia. / juan martín
Publicidad

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha actualizado la delimitación de las ‘aguas trucheras’ de la comunidad tras la reciente Orden de 11 de marzo por las que se declararon las ‘aguas trucheras’ de Castilla y León. Según informa Europa Press, en la provincia de Segovia, el río Riaza se incluye en su totalidad como ‘aguas trucheras’, así como todas las aguas que afluyen a este tramo. Y en el río Duratón se aumenta la longitud de las ‘aguas trucheras’, incorporando el tramo y afluentes comprendidos entre el puente de Fuentidueña hasta el límite con la provincia de Valladolid.

Según la disposición publicada en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl), a pesar de haber pasado un “breve” tiempo desde la publicación de la citada Orden, se ha procedido a actualizar la delimitación en algunos casos por el hecho de que la presencia de la trucha común es “significativa”.

En otros se hace para concretar con mayor precisión los límites para que sean más fácilmente identificables sobre el terreno, especialmente mediante la actualización de la denominación de la red viaria o de los topónimos o parajes que constituyen los límites superiores o inferiores de estos tramos fluviales.

De este modo, se incorporan como ‘aguas trucheras’ en la provincia de Burgos los afluentes de dos tramos de los ríos Ebro y Zadorra y el río Arlanzón a su paso por la capital hasta el puente de la Autovía del Camino de Santiago A-231 incluidas todas las aguas de los ríos Vena y Pico así como de sus afluentes.

Para la provincia de León, en el caso del río Esla se actualizan los límites conforme a la actual denominación de la red de carreteras. Como novedad, se incluyen como trucheras las aguas del río Bernesga desde el puente de Carbajal de la Legua en la LE-5504 hasta su desembocadura en el río Esla, así como todos sus afluentes en este tramo, “de manera que el tramo urbano de la ciudad de León adquiere la condición de aguas trucheras”.

En el caso del río Torío desde el puente de Villanueva del Árbol en la N-621 hasta su desembocadura en el río Bernesga y todos sus afluentes en este tramo adquieren igualmente esta condición. En el río Órbigo se incrementa también la longitud de las ‘aguas trucheras’ hasta la confluencia con el río Jamuz y las aguas que afluyen a este tramo, excepto las masas de aguas contenidas en la orden anterior junto con las Lagunas de Valderrey, el embalse de Benamarías y las Lagunas de San Juan de Torre.

En la provincia de Palencia pasan a tal consideración el tramo del Canal de Castilla desde la toma de aguas en Alar del Rey hasta el puente sobre la carretera P-434 en Requena de Campos y en el caso del Canal del Pisuerga desde la toma de aguas en Herrera de Pisuerga hasta el puente sobre la carretera P-403 en Melgar de Yuso.

En la provincia de Salamanca se actualizan los límites correspondientes a los ríos Yeltes, Morasverdes, Tenebrillas, Gavilanes y arroyo Zarzosillo. En el río Águeda se incrementa el límite de las ‘aguas trucheras’ hasta el azud de las Juntas mientras que en el río Agadón se actualiza el límite inferior de las ‘aguas trucheras’.

En la provincia de Soria, para el río Duero se modifican los límites a su paso por Almazán. Para la provincia de Valladolid se incrementa la longitud de ‘aguas trucheras’ del río Esgueva, mientras que las aguas del embalse de Encinas pasan a la condición de ‘aguas no trucheras’.

Por último en la provincia de Zamora se modifica la delimitación de las ‘aguas trucheras’ en el río Tera, pasando el embalse de Agavanzal a tener la consideración de ‘aguas trucheras’.