incendio en las lastras
Imagen de archivo de un incendio ocurrido en un campo de cereal recién cosechado. / NEREA LLORENTE

La Junta de Castilla y León ha aprobado este lunes una orden por la que adelanta cuatro días respecto a lo previsto la declaración de peligro ‘alto’ de incendios forestales en la Comunidad, ya que estaba previsto que el operativo entrara en funcionamiento pleno el próximo 1 de julio y lo hará desde mañana, mientras que mantiene la referencia del 30 de septiembre próximo como fecha de finalización.

Esta normativa entra en vigor desde mañana, según lo publicado este lunes por la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio en el Boletín Oficial de Castilla y León, una semana después de que la provincia de Zamora viviera el incendio más extenso y grave de la historia autonómica, al arrasar en la Sierra de la Culebra cerca de 30.000 hectáreas.

Como consecuencia de este incendio, las críticas contra la Consejería han arreciado desde la oposición política, los sindicatos y las asociaciones de bomberos forestales, que han cuestionado que el departamento dirigido por Juan Carlos Suárez-Quiñones no adelantará la declaración de peligro alto de incendios y activara el operativo, dadas las circunstancias de altas temperaturas, vientos y sequedad del terreno que alimentaron el fuego de la Sierra de la Culebra, entre otros.

De hecho, el sindicato CCOO y la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar Animal (ANPBA) han pedido a la Fiscalía que investigue si en la gestión del incendio forestal de Zamora han podido concurrir circunstancias que deriven en alguna responsabilidad.

«Con carácter general la época de peligro alto de incendios forestales abarca los meses de julio, agosto y septiembre, donde las circunstancias meteorológicas incrementan notablemente el peligro de incendios. No obstante, a lo largo del año, pueden producirse circunstancias de prolongada sequía que aconsejen ampliar la época de peligro alto o declarar nuevas épocas de peligro alto», ha argumentado la Consejería en su orden, que determina una serie de prohibiciones a la hora de realizar determinadas labores agrarias o el uso del fuego en el campo, entre otras.