La Junta aconseja no reunirse más de diez personas en El Espinar y Cuéllar

Las zonas de los dos primeros municipios de la provincia están en riesgo de confinamiento si siguen los brotes Las comarcas donde se ha decretado el aislamiento (Iscar y Aranda) tienen fuerte relación con los pueblos segovianos

Imagen de la entrada al Centro de Salud de Cuéllar, desde donde se están controlando algunos de los análisis a los pacientes.
Publicidad

La Junta de Castilla y León ha pedido a los habitantes de las zonas básicas de salud de Cuéllar y de El Espinar, que incluyen a varias decenas de pueblos de cada una de las dos zonas, que eviten reuniones de más de diez personas. También les insta a que restrinjan “al máximo” los contactos sociales y su presencia en lugares cerrados, ya que los niveles de contagios detectados se están elevando de forma progresiva en los últimos días.

Con un nuevo brote declarado ayer en Cuéllar y Campo de Cuéllar, más los ya contabilizados de San Rafael el día anterior, y el de Chañe la semana pasada, la provincia está cada vez más cercada por contagios y no se descarta la posibilidad de un confinamiento.

Además, son muy estrechas las relaciones que tiene la provincia con otras zonas muy afectadas, como es el caso de Aranda de Duero (Burgos), y de Íscar y Pedrajas (Valladolid).

De hecho existe mucho tránsito tanto comercial como personal de los pueblos limítrofes de la provincia con esas localidades que a su vez son cabeceras de comarca de influencia directa para el Norte y Noroeste de Segovia.

De este modo, la Consejería de Sanidad ha marcado como ‘naranja’ las zonas de El Espinar y Cuéllar, ya que durante la última semana se han registrado en estas zonas sanitarias más de 5 casos por cada 10.000 tarjetas sanitarias.

En la zona de Salud de Cuéllar con nueve casos confirmados en los últimos 7 días hay una tasa de 6,47; y en la de El Espinar con cinco casos, la tasa es de 5,86.

Desde Sanidad no se descarta la posibilidad de que se puedan producir confinamientos si los casos siguen aumentando y si se considera que existe contagio comunitario, de modo que se propague el virus entre la población.

Los alcaldes de estas zonas no lo desean y así, el alcalde de El Espinar, ha explicado que el color de la zonas de salud responde a las estadísticas sanitarias. Javier Figueredo considera que hay que mantener la prudencia, pero “no es alarmante ni una situación extrema”. Habla de un “caso puntual de una familia” a la que ha transmitido su cariño. Y puntualiza que Sanidad obtiene un párametro por cantidad de cartillas sanitarias, pero la población flotante se triplica en estas fechas, por lo que la tasa real debe ser más baja.

En el caso de Cuéllar, los contagios en Chatún, Cuéllar y Campo también hacen que se supere la tasa de 5 por cada 10.000 tarjetas.

El alcalde pedáneo de Campo de Cuéllar, Jesús María Pilar, asegura que la población del municipio está demostrando una actitud responsable y que con los nuevos casos detectados se han extremado las medidas de seguridad. En la pasada primavera no hubo contagios en el pueblo. Pero aún así ahora se han vuelto a desinfectar calles y zonas comunes y se ha cerrado el parque infantil. “Lo que más nos preocupa que es la población mayor, que son los que más riesgo corren ante esta enfermedad, pero espero que todo vaya bien”, concluyó.