Publicidad

Conocemos más que de sobra la crisis sanitaria y económica en la que se encuentra sucumbida nuestra nación, y debido a la gran información (no siempre veraz y contrastada) que nos llega a cada minuto, la población no sabe qué pensar sobre las medidas que se están tomando para paliarla. Sin embargo, esta alarmante situación ha sacado lo mejor de los ciudadanos (o de casi todos), cumpliendo con la cuarentena, ayudando a vecinos, protegiendo a los mayores y solidarizándonos con los más perjudicados.

Nada que ver con la gestión que está realizando el Gobierno de España, que comenzó engañando y mintiendo a todos los españoles, haciéndonos creer que esto era una simple gripe, que ha seguido promoviendo macro-manifestaciones y actos públicos con una grandísima afluencia de público, y ahora continúa por la irresponsabilidad de no cerrar los mayores focos de contagio como Madrid o La Rioja. Para colmo, está siendo incapaz de comprar material sanitario en perfectas condiciones, que tan vital es su necesidad.

Tan seria es la situación que tras casi 5.000 muertos, los responsables no saben actuar; tan serio es, que el Juzgado de Instrucción 51 de Madrid ha incoado diligencias precias por un delito de prevaricación administrativa/lesiones por imprudencia profesional en contra del Gobierno actual.