11 1 WEB 3
El artista, durante la conferencia en la localidad. /E.A.

Fue un gran acierto por parte del patronato de la Fundación Caja Cega traer hasta Fuentepelayo la obra artesanal realizada por el maestro dorador Rafa Estaire. Sus iconos más destacados han estado expuestos en la oficina de Cajaviva de la villa durante dos meses. Esta antológica muestra de arte ha sido vista por varios centenares de personas procedentes de distintos puntos de la geografía española.

El complemento a esta iniciativa lo puso el propio autor con una conferencia coloquio denominada ‘La iconografía de Segovia’. En su disertación, Rafa Estaire desmenuzó de modo exhaustivo sus obras más sobresalientes. En su ponencia, además de los aspectos específicos y de los procesos de realización de sus trabajos, el artista dorador fue explicando las diferentes técnicas que él utiliza habitualmente. A destacar, las lecciones magistrales impartidas sobre el taraceado, el ataurique, el bruñido, el graneteado y el estofado que sirvieron para dejar boquiabiertos al respetable público.

El artista también tuvo tiempo de hablar sobre los utensilios que usa para conseguir sus trabajos. En cada uno de sus más célebres iconos, Rafa Estaire documentaba históricamente los elementos incrustados en sus obras, así como las fuentes de inspiración. Así, en el icono referido a Sepúlveda centró su atención en el personaje de Fernanz González y en los arcos y puertas de la villa; en el referido a Cuéllar destacó su composición variable a modo de puzzle con temas profanos y personajes religiosos; en el icono de la Leyenda del Azahar destacó al rey Don Alfonso y sus fueros.

Causó sensación por su contenido la explicación de la obra alusiva a la Catorcena que se viene celebrando en la ciudad de Segovia desde el siglo XV con protagonismo de todas las parroquias de la ciudad como forma de exaltación al Santísimo Sacramento.

Especial atención por parte de los asistentes mereció el icono referido a Fuentepelayo en base a la torre y pórtico de entrada de la iglesia de Santa María, conjugando la mitología griega y el devenir actual de la villa. En este trabajo se ve cómo la diosa Atenea (diosa de la sabiduría) protege a Euterphe y a Talia (musas de la música y del teatro).

En el turno de preguntas del coloquio el artesano dorador comentó su estilo: “No tengo uno definido; hago en cada momento lo que me dicta mi propia personalidad y sin someterme a reglas prefijadas”. “Respeto a mis antecesores en el oficio, incluido a mi propio padre del que aprendí lo que ahora pongo en práctica”.

En la clausura del acto, el presidente de la Fundación Caja Cega agradeció la colaboración excepcional e incondicional de Rafael Estaire al acceder a acercar buena parte de su extensa obra hasta Fuentepelayo. También quiso mandar un reconocimiento y gratitud a los asistentes al acto al llenar el recinto como en las grandes ocasiones.