Publicidad

Bocinas, silbatos, cazuelas y la voz unificada de los hosteleros salió ayer a la calle en Cuéllar para reclamar ayudas en un momento crítico del sector. Decenas de trabajadores se concentraron en la Plaza de Toros para iniciar una marcha en la que no faltaron pancartas con consignas que aluden al terrible problema que está provocando la pandemia. La manifestación, ordenada y respetando distancias, avanzó por el centro de la villa hasta su primera parada, la Plaza de Los Coches. Fue allí donde Lourdes Molter, conocida vecina y camarera de la localidad, se dirigió a todos sus compañeros . “Queremos trabajar y ayudas directas en caso de que no se nos permita trabajar, alcemos nuestras voces porque necesitamos trabajar”, señaló al pie de la iglesia de San Pedro.

La marcha continuó por la calle Chorretones hasta la calle Resina, San Pedro y Plaza Mayor, seguida de todas las furgonetas de los proveedores y trabajadores que también se ven afectados por este cierre: panaderos, distribuidores de bebidas, de embutidos, de hielo, todos se unieron para reclamar la apertura de la hostelería.

La estampa fue conmovedora para todos los vecinos que se toparon con la protesta, una convocatoria con muy buena respuesta y que “la gran familia de la hostelería de la comarca” cree más necesaria que nunca. A su conclusión, un representante de la Asociación de Hosteleros de Segovia se dirigió a todos con mensajes caro de lucha: “si nos cierran, que nos paguen, porque lo que queremos es trabajar, no pedimos tanto”. Explicó que cada administración tiene su responsabilidad y la exención de tasas de un Ayuntamiento “también nos ayuda”, comentó. Se dirigió a la Junta de Castilla y León por cerrar, pero también al Gobierno Central: “todos son responsables de que cierren un montón de empresas y se vaya mucha gente a la calle, y tenemos que pelear por ellos”, comentó.

Lourdes concluyó la protesta aclarando que la situación es extrema pero mostró su satisfacción ante la respuesta de tantas empresas en esta manifestación. “Somos una cadena de valor que viene detrás de nosotros, somos un pueblo pequeño y no queremos que se nos mire igual”, reclama en referencia a las mismas medidas para pueblos que para ciudades. “Esto es un problema social y tenemos que cuidarnos, pedimos al Ayuntamiento una ayuda real como nos han ayudado con las terrazas”, señaló. “Se ha demostrado que movemos muchos sectores y no queremos que nadie se quede atrás, vivimos los unos de los otros”, indicó.

En la manifestación se pudo ver al alcalde de la villa, Carlos Fraile, acompañado de varios concejales del equipo de Gobierno. El alcalde quiso transmitir, tras recibir la carta con las peticiones de los hosteleros de manos de uno de ellos, un mensaje claro de apoyo; “las administraciones tenemos que estar de su lado y hoy hemos querido dar la cara y estar con ellos, de una manera más personal que institucional, estar con ellos”. Recordó que como Ayuntamiento se ha retirado la tasa de terrazas este año, igual que ocurrirá en 2021, además de la bonificación del 25% de la tasa de basuras. Adelantó que habrá una partida de 25.000 euros en los presupuestos para unas bases que irán a los consumidores y que se fomente ese consumo en bares, restaurantes y comercios, y se volverán a dar 5.000 euros al CIT en 2021, como se hizo en 2020. “Calculamos que llevamos unos 70.000 euros en este tipo de medidas entre ambos años, sin perjuicio de que podamos estudiar otras”, explicó.

Desescalada

El regidor local defendió las competencias del Ayuntamiento y que el cierre -ahora por quince días más- ha sido decretado por la Junta; “las cifras no hacen vislumbrar que haya una relación causa efecto en la mejoría de los datos, así que en el próximo pleno habrá tres mociones”, comentó. Una de ellas irá ligada a la hostelería para que la Junta haga un plan de desescalada: “la hostelería tiene que abrir y no puede ser de golpe”.  EL alcalde defiende un plan que ayude a la hostelería, “que tiene que abrir ya porque la economía se está resistiendo mucho”. El primer edil solicita además a la Junta que esas ayudas directas “lleguen ya”; “la Junta les ha decretado el cierre y prorrogado 15 días, así que debe estar del lado del sector de la hostelería, con una gran cadena de valor, porque no son solo ellos”. El alcalde volvió a transmitir su ánimo y apoyo “más cercano”.