La Guardia Civil de Segovia investiga a cuatro personas por caza furtiva de liebres con galgos. Componentes de la Sección del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Segovia procedieron a la investigación de cuatro personas de entre 23 y 69 años de edad, por un presunto delito relativo a la ‘protección de la flora y la fauna’. Fueron sorprendidos la semana pasada por los agentes cuando se encontraban cazando furtivamente liebres con galgos en un terreno cinegético especial, ‘coto de caza’, de la localidad de Miguel Ibáñez.

Los investigados se encontraban cazando con cuatro galgos sueltos en el terreno, en un día no hábil para la caza, un martes, sin la autorización administrativa para el ejercicio de la caza, sin el seguro del cazador, cazando en cuadrilla y habiendo cobrado una pieza de caza que trataron de ocultar cuando se percataron de la presencia de la Guardia Civil.

Los efectivos del Seprona de Segovia vienen detectando un incremento en las actividades de caza con galgo sin autorización y careciendo de la documentación necesaria, por lo que se ha activado un dispositivo para tratar de atajar el problema.

La caza de libre con galgo vienen regulado en la Ley 4/1996, de Caza de Castilla y León, así como en el Artículo 335, en su apartado 1, 2 y 4, de la Ley Orgánica 10/1995, del Código Penal. La comisión de infracciones relacionadas en esta materia, pueden acarrear multas desde 100,00 euros en el caso de las infracciones leves, hasta 78.077,48 euros en el caso de las infracciones muy graves.

En este año esta preocupación y seguimiento se han traducido en la detección de 223 infracciones de caza, y la investigación de delitos relativos a la caza con un resultado de ocho personas detenidas o investigadas y puestas a disposición judicial. Las infracciones más frecuentes son las relativas a la carencia del permiso del titular del coto y la ausencia de licencia de caza.