La Guardia Civil de San Ildefonso salva la vida a una persona que sufre un infarto

La persona fue trasladada en ambulancia al Hospital General de Segovia después de que le practicasen durante varios minutos la RCP

La Guardia Civil de San Ildefonso salvó la vida de una persona que sufrió un infarto en la vía pública. La patrulla se apresuró a socorrer al hombre y, tras comprobar su estado, le practicaron la reanimación cardiopulmonar (RCP).

Tras varios minutos de masaje cardiaco y varias descargas con un desfibrilador, los agentes, con la ayuda de varios testigos y miembros de Protección Civil, consiguieron que recuperara el pulso y mostrara signos de respiración autónoma hasta la llegada de los sanitarios, que lo trasladaron en una UVI móvil al Hospital General de Segovia.

Los hechos tuvieron lugar en la tarde del pasado miércoles 7 de octubre, cuando la patrulla de la Guardia Civil de San Ildefonso circulaba por una calle cercana a su Acuartelamiento y observaron a una persona tumbada en el suelo y varias personas rodeándole y pidiendo ayuda.

Los agentes procedieron a proteger el lugar de los hechos, y solicitaron a través de la Central Operativa de Servicio (COS) la presencia de una ambulancia, mientras se acercaron para valorarla externamente, comprobando que se encontraba tumbado en el suelo con síntomas de sufrir un infarto.

Esta persona se encontraba pálida, colocada en posición lateral de seguridad, sin la depresión pectoral propia de la respiración, con los labios de color azulado, y corroborando que no tenía pulso a la vez que observaron que no reaccionaba a estímulos ni recuperaba el pulso, por lo que iniciaron las maniobras RCP y varias descargas con un desfibrilador. El citado desfribilador se encontraba ubicado en el Acuartelamiento de la Guardia Civil de San Ildefonso facilitado por el Ayuntamiento del municipio.

Tras conseguir después de varias descargas con el desfibrilador que recuperara el pulso y tras la llegada de los equipos sanitarios, fue trasladada en una UVI móvil al Hospital General de Segovia, donde fue ingresada con pronóstico grave pero estable.