Teresa Ribera, en el centro, acompañada de ministros y ministras de países pertenecientes a la Unión Europea.
Teresa Ribera, en el centro, acompañada de ministros y ministras de países pertenecientes a la Unión Europea.

La Granja de San Ildefonso acogió durante la mañana de ayer la Conferencia Europea sobre ‘Reto Demográfico y Políticas contra la Despoblación’, presidida por la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Durante el encuentro, en el que estuvo acompañada por la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones y otras autoridades, como la ministra de Portugal y la secretaria de Estado de Francia, Ribera explicó que la despoblación “es un fenómeno frecuente en Europa donde la tendencia al abandono de áreas rurales tiene mucho que ver con la calidad de los servicios que se prestan”, además de con las oportunidades a las que pueden acceder los habitantes.

En este sentido, declaró que se trata de un aspecto “directamente vinculado con la calidad de vida, de servicios y con la condición de ciudadanía” y que también va acompañado de una “senda de envejecimiento y masculinización de la población rural”, algo muy notable en el caso de Castilla y León, comunidad que cuenta con un alto grado de envejecimiento en su población.

Para la comunidad, el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico “presentó para hacer frente al reto demográfico de Castilla y León un programa de 130 medidas y casi 13.000 millones de euros movilizados”, en el que las experiencias que han tenido más éxito han sido las vinculadas a servicios de eficiencia, presencia de renovables y led, desarrolladas en los municipios de menos de 5.000 habitantes, además de actividades vinculadas al emprendimiento de los jóvenes.

POLÍTICAS DE MEJORA
Según comentó Ribera, este seminario surge con la vocación de encontrar soluciones a estos problemas y consolidar las políticas europeas que, hasta ahora han tenido un enfoque más orientado al territorio que a las personas, pero que cada vez se vincula más a derechos y libertades a las personas. Así, se convierte en “un espacio donde compartir las experiencias de jóvenes que han participado en el programa de ‘Campus rural’.

Un programa que permite que la primera experiencia profesional de los más de 500 participantes, procedentes de 38 universidades, tenga lugar en servicios públicos de pequeños pueblos o en pequeñas empresa y cooperativas del ámbito rural.

También, desde el Ministerio, se trabaja en iniciativas “más rompedoras” distribuidas por todo el territorio, en las participan centros de innovación que permiten conectar en red a todos los municipios. El Plan Único de Digitalización, ha permitido llegar al 90 por ciento de municipios de todo el territorio. Se trata de programas que “nos permiten innovar en movilidad con servicios más flexibles”, comentó Ribera.

SERVICIOS ESENCIALES
Para poder ofrecer la calidad de los servicios, necesaria para frenar la despoblación, se trabaja en “aspectos fundamentales” como son la vivienda, que en muchos municipios genera un problema, en el que se está trabajando por medio de la rehabilitación de infraestructuras o dotación de suelo de trabajo a los ayuntamientos. También se encuentran servicios como los consultorios médicos y los básicos relacionados con la atención primaria, escuelas rurales y formación.

Otra cuestión es la atención a las personas mayores, en concreto “los servicios sociales de apoyo en poblaciones con alto porcentaje de envejecimiento”, en la que según subrayó Ribera “es necesario contar con una red de acompañamiento”.

Para llevar a cabo cada una de estas mejoras, tal y como concluyó la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, “la cooperación entre los tres niveles administrativos es clave”.