La ganadería y las explotaciones mixtas, primeras víctimas de la convergencia

El Comité Ejecutivo de Asaja-Segovia, en su última reunión, analiza el presente y futuro del sector agrario tras el real decreto de la PAC en España aprobado por el Consejo de Ministros

El Comité Ejecutivo de Asaja-Segovia, en su última reunión, analizó el presente y futuro del sector agrario tras el real decreto de la PAC en España aprobado por el Consejo de Ministros. Entre las repercusiones más graves que se ponen de manifiesto, está la situación en que queda la ganadería, en especial los productores de vacuno de cebo y leche, los sectores de ovino y caprino. “La aplicación de los criterios de convergencia diseñados por el Ministerio de Agricultura, especialmente lesivos para las explotaciones mixtas (agricultura y ganadería), va a suponer un auténtico mazazo para las economías de buena parte de ellas que en muchos casos verán perder su rentabilidad y se verán abocados al cierre de las mismas”, denuncian.

Para compensar la caída de rentabilidad de los ganaderos por la convergencia aplicada por el Ministerio, desde Asaja piden que se diseñe una PAC con contundentes pagos acoplados para aminorar la gran pérdida de ingresos de los ganaderos.

Asaja-Segovia se opone de forma general al primer diseño de los eco-esquemas: “No reflejan la realidad del sector agrícola y ganadero y van a crear grandes agravios comparativos entre nuestros agricultores”.

Lobo

Por otro lado, consideran que dar el visto buen a la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial “va en detrimento de la viabilidad de muchas explotaciones ganaderas que tienen que convivir con este depredador que tanto daño hace a nuestra ganadería”. Asaja solicita que se permita la caza del lobo al sur del Duero, “porque va en beneficio de la ganadería extensiva y de economías de pequeños municipios de nuestra provincia e incluso de las poblaciones de la propia especie”.

Asaja-Segovia considera necesario que se reconduzca el real decreto para dar continuidad a una convergencia interna mucho más moderada y ya conocida por los propios beneficiarios.