Francisco Lozano y su equipo en la presentación de este programa de apoyo, en 2017. / C.N.
Publicidad

Un año más, la Fundación Alonso Lozano inicia su programa de Apoyo a la Educación que se desarrolla en los centros de enseñanza de la localidad de Cuéllar, concretamente en los CEIP Santa Clara, CEIP San Gil y  CEIP la Villa.

Como es casi ya habitual, se inicia el curso con un número similar a  las ediciones anteriores. En estos momentos el número de alumnos es de 79 repartidos entre los distintos centros, es un programa abierto, por lo que se podrán incorporar durante el curso más alumnos en función de las necesidades que se detecten. Como ya es conocido, el programa de apoyo ‘Nana Alonso Lozano’ consiste en ayudar a los niños de familias sin recursos, para que puedan mejorar sus calificaciones académicas mediante juegos, estudio y ayuda pedagógica, proporcionándoles las herramientas de estudio necesarias para que puedan llevar un nivel acorde a sus capacidades y ofreciéndoles la oportunidad para que aprendan a ser autosuficientes en sus clases y tareas cotidianas.

Para realizar el programa, la Fundación contrata dos profesoras que serán las encargadas de desarrollar las clases; dichas clases se acomodarán a las necesidades de cada niño, siempre en coordinación con su tutor y la familia del pequeño.

Recuerdan desde la Fundación que este programa, durante los últimos años, ha podido ayudar a más de 300 alumnos de todos los niveles. En concreto, durante el curso académico 2018-2019 han ayudado a 77 alumnos de los colegios de Cuéllar.

La Fundación realiza distintas intervenciones como el programa ‘Niñ@s integrad@s’, con el que se pueden ver beneficiados de forma indirecta alrededor 1.100 alumnos de Primaria entre las localidades de Cuéllar y Peñafiel. Con el inicio del curso llegan novedades como la colaboración en el Huerto Ecológico Escolar del CEIP San Gil. Sin embargo, más importante consideran el acuerdo alcanzado con el equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica del sector de Cuéllar  a través de la Profesora Técnico de Servicios a la Comunidad, por el que podremos ofrecer ayuda a los alumnos con carencias económicas; les ofrecen el material escolar necesario para que puedan desarrollar su experiencia académica con éxito. Los centros que recibirán su colaboración a través de este acuerdo son del CRA El Carracillo, CRA Retama, CRA el Olmar Y el CEIP Miguel de Cervantes.

Actualmente, la Fundación Alonso Lozano invierte en estos programas mas de 30.000 euros anuales. Por ello, y siempre pensando en la continuidad de todos los programas, solicitan la “verdadera implicación económica de las administraciones locales y provinciales, de las empresas y particulares del entorno, para que entiendan este proyecto como una inversión de futuro para nuestros jóvenes”.