turegano feria san andres 44
El presidente de la Diputación acompañó al alcalde de Turégano en la inauguración de la feria. /E.A.

La tradicional Feria de San Andrés de Turégano llega un noviembre más, después de un año sin ferias por la pandemia, con la plaza de la villa episcopal animada de nuevo con los expositores de maquinaria agrícola y ganadera, predominantes, artesanía, textil, y como no, el popular bacalao, que con toda probabilidad se degustará estos días en Turégano.

El presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, junto a varios diputados provinciales, acompañó ayer al alcalde de Turégano, Juan Montes, en la inauguración de esta tradicional feria, que se remonta unos doscientos años atrás, cuando la villa se convertía en referente del sector agrícola y ganadero de toda la comarca.

La feria se complementa con un programa de actividades que ha organizado el Ayuntamiento, como la discoteca móvil prevista para esta noche en la carpa de la feria. Y mañana domingo, por la mañana tendrá lugar en la explanada del Castillo un concurso de arrastre de caballos y mulos, con premios en metálico.

Por la tarde, se desarrollará la tradicional cata de vinos, dirigida por el presidente de la Asociación de Sumilleres de Segovia, José Luis Aragüe, en el Centro Cultural de Turégano. También se podrán degustar productos de ‘Alimentos de Segovia’, que harán las delicias de los asistentes.

Es tiempo de ferias invernales, y la de Turégano, junto con la ya celebrada de Navafría, son dos de los referentes del calendario de muestras que la provincia de Segovia mantiene desde hace muchos años.