Publicidad

La villa de Cuéllar ha vivido una fin de semana lleno de deporte en lo que a reconocimientos se refiere. Si el viernes era el Club Atlético Cuéllar el que celebrara su gala de premios, el sábado por la tarde fue la Federación de Triatlón y Pentatlón Moderno de Castilla y León la que celebraba en Cuéllar su gala anual. Así, en la villa se reunieron los mejores atletas de estas disciplinas; la sala cultural Alfonsa de la Torre se llenó por completo para un acto a nivel regional que por fin hacía parada en tierra de triatletas.

El Club Triatlón Cuéllar, con mucha representación entre las butacas de la sala cultural, no ocultó el orgullo de que una de las protagonistas de la tarde fuera Marina Muñoz, la campeona cuellarana, imparable, que acaba de fichar por el club de triatlón de Soria. Pero antes, la gala comenzó con un poco de historia sobre la Federación para compartir con los allí presentes, en una provincia “de triatletas y técnicos de máximo nivel”. Los comienzos de la Federación se remontan a 1995 y allí estaba el presidente para recordarlo. Amancio del Castillo quiso destacar la labor del Club Triatlón Cuéllar; “ojalá un Triatlón Cuéllar en todos los puertos de Castilla y León”, bromeó para ensalzar el esfuerzo de los locales. Defendiendo el sólido proyecto de la Federación, sentado sobre las bases de sus comienzos, se ofrecieron algunos datos actuales que llaman la atención, como por ejemplo el aumento de licencias femeninas e infantiles, y el descenso de las masculinas.  Y así fue como comenzó la entrega de premios, con el reconocimiento a la trayectoria del segoviano Juan Pedro Aragoneses Maroto. Fue él mismo quien plantó el germen de lo que hoy es la Federación, cuando el 1995 creó la Junta Federativa que tardó dos años en convertirse en Federación, con gran dificultad. Deportista y directivo, Aragoneses inició la tarde de galardones, que dio paso a los vencedores de los rankings anuales por categorías.

Una breve intervención de la concejal de Deportes, Raquel Gilsanz, dejó claro que en el municipio “se van a potenciar todos los deportes, porque somos muy versátiles, pero además el Triatlón, por todo lo que no le han apoyado”.

Y llegó el momento más esperado por los cuellaranos, el de ver a su atleta, Marina Muñoz recogiendo su insignia de bronce por su participación en el Campeonato del Mundo de Triatlón Cross Sub-23 en Pontevedra. Palabras de emoción por recibir premio en casa y porque acaba de convertirse en el fichaje estrella del Triatlón Soriano. Uno de sus nuevos compañeros manifestó la alegría de poder contar con ella, y lo que ha costado “su rapto”. Muñoz no escondió todo lo que significa para ella el Club Triatlón Cuéllar, donde ha crecido y se ha formado, y repitió que con el Triatlón Cuéllar “estaré siempre y llevaré Cuéllar a lo más alto”. Afirmó además que siente el calor de todos sus vecinos en cada competición a través de las redes, “son un impulso”, comentó. Empieza una nueva etapa que le permite “dar un paso más a nivel deportivo”, pero su corazón sigue en el club cuellarano, del que asegura estar encantada de ver la cantera que comenzó como ella, “en el parque, sin saber poner las calas ni subir a la bici”, bromeó.

Cuéllar fue villa anfitriona de la gala y además recibieron su reconocimiento el propio Club Triatlón, del que recogió el premio su presidente, Roberto de Vega, y las corporaciones de Protección Civil, Policía Local y Guardia Civil de Cuéllar, con sus capitanes representando a los cuerpos.

Así concluyó un emotivo acto que sirve de rampa de lanzamiento para las próximas competiciones, como el Duatlón Cross que se celebrará en Cuéllar en el mes de febrero.