pena taurina el encierro cuellar
Actos realizados en años anteriores por la Peña Taurina ‘El Encierro”, con Francisco Salamanca. / C.N.

La villa va intentando volver a la normalidad al ritmo que marcan las medidas de la pandemia, y poco a poco mira al futuro llenando el calendario de eventos. Sin duda, las fechas más deseadas para muchos serán los próximos 19 y 20 de junio, cuando se celebrarán dos corridas de toros en Cuéllar tras un año sin eventos taurinos. Francisco Salamanca es presidente de la Peña Taurina ‘El Encierro’, que mantiene contacto casi semanalmente y ya esperaba estos dos festejos a falta de concretar.

“Conocíamos la posibilidad y la pretensión dado que en el mundo de las ganaderías todo se sabe”, explica el cuellarano. Para Salamanca y aficionados de la peña, esta es una muy buena manera de compensar 2020, un año vacío en cuanto a lo taurino; “al final esto ha supuesto una grata sorpresa, dos grandes corridas y dos hierros de estas características”, comenta.

‘El Encierro’ es una agrupación de corte torista y como tal, estos dos festejos son “de nuestra predilección”. Miura y Partido de Resina son las ganaderías seleccionadas para estas corridas, hierros que en otras circunstancias, como dijo el alcalde en la sesión plenaria, no habrían podido pisar el coso cuellarano.

Las ganaderías y los festejos en sí están despertando el interés de muchos aficionados. Comenta Salamanca que tal es el ánimo de los taurinos, que el vídeo realizado por la peña para animar a los cuellaranos en la espera para los encierros tuvo casi 8.000 reproducciones en 24 horas; “hay muchas ganas”, reitera el presidente. Inmersos en este mundo taurino, Salamanca explica que ya han recibido noticias de interesados, conocidos y amigos de este sector, que proceden de Extremadura, Levante e incluso Francia.

Se presenta de nuevo el hándicap de dónde hospedarse dadas las plazas limitadas para pernoctar en Cuéllar, pero las intenciones están puestas en que la Plaza de Toros de Cuéllar reciba a muchas personas esas dos jornadas, siguiendo las medidas de aforo. De estas, se espera una mayor flexibilidad para entonces, lo que permita dar cabida a más público si cabe. Salamanca responde a esos comentarios que critican el gasto de 132.000 euros en dos festejos taurinos dada la situación.

“Todo es un gasto, un concierto, teatro… y este es amortizable”, explica. Asegura que la repercusión económica será palpable, y que el horario de celebración de las corridas también favorece a los comercios, entre otros, mientras que en actos nocturnos, por ejemplo, no lo hace. “Nadie critica el público de una verbena gratuita en fiestas, pero si van 1.000 personas a una novillada sí, y es injusto”, añade.

A las fechas elegidas, también criticadas por cierta parte de la población, el presidente de la peña taurina responde que cualquier época es buena, y que el hecho de que las fiestas sean en agosto no significa que cualquier otra época no sea buena. “Parece que hay un mal querer a los toros que no sean en fiestas”, bromea Salamanca, que justifica históricamente la celebración de festejos fuera de las fiestas. “La base de Cuéllar es taurina, eso es innegable, y para la gente de fuera, la celebración de festejos ahora aquí es normal”, explica.

Salamanca asegura que el taurino “se mueve donde hay toros”, y espera que así sea para estos dos festejos. También espera que los abonos y entradas permitan a los cuellaranos acceder con algo de prioridad a su plaza, “que los abonados puedan renovar sus abonos”. Anima a todo el público a asistir a la Plaza de Toros en un mes en el que a estas dos corridas le precederá otra en Valladolid y le sucederá otra en Segovia.“Después de un año son muchas las ganas y se está demostrando”, señala. Queda algo más de un mes para que los toros vuelvan a la villa para consuelo de muchos, tras un duro año en todos los aspectos, pero sobre todo en el cultural.