El parking se encontraba ayer medio vacío. /E.N.

Nunca llueve a gusto de todos. En los últimos días se han registrado importantes aglomeraciones de personas en el puerto de Navacerrada, en la frontera entre la provincia de Segovia y la Comunidad de Madrid, a pesar de las recomendaciones de las autoridades de evitar desplazarse, por el tiempo y por las medidas que implica el confinamiento perimetral de Castilla y León contra el coronavirus. Y ayer responsables de la estación de esquí de Navacerrada, en el centro de la encrucijada, se quejaban del bajo rendimiento de las instalaciones, a pesar del excelente estado de las pistas, debido a los cortes de tráfico que se han establecido en la M-601, desde Cercedilla a Navacerrada.

A través de las redes sociales numerosas personas mostraban su apoyo a la pequeña estación de esquí de Navacerrada, cuyos responsables manifestaban que “no nos dejan trabajar” y pedían ayuda, “porque si no conseguirán que cierre una instalación que funciona desde 1958”.

En las imágenes que mostraba la webcam de la estación, se podía ver claramente un parking de Navacerrada medio vacío. Desde la propia estación de esquí, sus responsables confirmaban a esta Redacción que “hay muy poca gente”, únicamente los ocupantes de un pequeño estacionamiento de unas treinta plazas ubicada antes de llegar al límite entre Segovia y Madrid. “Abrimos el 1 de enero la estación, pero desde hace unos días la Guardia Civil controla los accesos por la M-601, y no deja pasar al parking grande, lo que impide que llegue más gente”. Lamentaban que los aficionados no puedan disfrutar de unas pistas que presentan un estado excelente para esquiar.

Hay que recordar que el aparcamiento de Navacerrada, aunque lo gestiona y mantiene la Comunidad de Madrid, se ubica en Castilla y León, concretamente en el Real Sitio de San Ildefonso. Este espacio es anexo a la estación de esquí de Navacerrada, cuyas pistas se reparten entre Castilla y León y Madrid.

El confinamiento perimetral establecido en Castilla y León hasta el 10 de enero, aunque probablemente se amplíe, impide que los madrileños puedan entrar en esta comunidad, lo que está provocando una menor afluencia de esquiadores a la estación de Navacerrada, mientras que a pocos kilómetros, pero en terreno madrileño, la estación de Valdesquí registraba muchos esquiadores.

La Guardia Civil cortaba ayer por sexto día consecutivo el acceso a la Sierra por la vertiente madrileña por la M-601, desde Cercedilla a Navacerrada, para evitar aglomeraciones y colapsos.

El pasado sábado un total de 350 personas tuvieron que ser evacuadas del puerto de Navacerrada debido a las grandes retenciones en los accesos a la sierra por la nieve, el hielo y la gran afluencia de madrileños, que provocaron retrasos en la línea de autobuses. El Servicio de Rescate e Intervención en Montaña, la Cruz Roja y la Guardia Civil acudieron al lugar para rescatar a estas personas, tras el aviso de un caso de hipotermia de una joven.

Y la temporada no ha hecho más que empezar. Para hoy y mañana la estación de Navacerrada anuncia que permanecerá cerrada, debido a las “inclemencias meteorológicas”.