Colegio San Gilde Cuéllar. / c.n.
Publicidad

Como ya se anunció por parte del Ayuntamiento, el pliego del servicio de limpieza se iba a retrasar unas semanas, hecho que la concejal de Personal, Lucía Arranz, ya ha detallado. Asegura que esta demora tiene dos razones principales; una es el cambio de Gobierno y los temas urgentes del verano que conlleva la villa. “Otros años se estudia muchos meses antes, pero nosotros hasta casi julio no nos hemos podido poner a trabajar”, señaló.

Arranz  explicó que ha habido reuniones con las actuales trabajadoras de la limpieza, porque se estudiaron varias vías de contratación del servicio. “Las escuchamos porque son ciudadanas de Cuéllar y queríamos lo mejor para los colegios y para ellas”, comentó. Con el pliego de licitación que se publicó se han presentado un total de cuatro empresas, y la adjudicataria ha sido Royal Clean S.L., empresa de limpieza y desinfección de Laguna de Duero; Arranz detalló que realizan estos servicios en dependencias municipales de otras localidades de la provincia de Segovia y Valladolid.  Por cercanía, la concejal reconoció que espera que el trato sea más afable que con la anterior empresa, con la que hubo serios problemas entre las trabajadoras, que las llevaron a manifestarse por impago. La nueva empresa se ha presentado anteriormente a este concurso desde hace años. La licitación se ha adjudicado por 102.547,50 euros, y duración de un año. No se pudo sacar por dos años porque el procedimiento era más largo y los plazos se alargaban hasta octubre. “Ha sido un proceso simplificado aunque lo deseable para este tipo de contrataciones es trabajarlos desde febrero o marzo”, comentó el alcalde.

El contrato con la anterior empresa, Sagana, no ha concluido aún. Se contrató de nuevo para estos días previos para “velar por la estabilidad laboral de las limpiadoras”. Se intentará que esta semana se formalice el cambio entre empresas y sea Royal Clean quien comience su servicio. La limpieza no será pausada en ningún momento ni habrá deficiencias. La concejal adelantó que va a negociar con la empresa que haya una mínima limpieza de colegios en verano, hecho que no se da actualmente, con las consecuencias de suciedad en septiembre. Hace varios años, las limpiadoras llevaban a cabo su trabajo hasta el 30 de junio, mientras que ahora finalizan a la vez que el curso de los alumnos. Aseguran que esa semana, con el colegio sin alumnos, podían emplearse más a fondo y no tener trabajo tan acumulado al inicio del siguiente curso. Por eso, el pleigo contempla limpieza hasta el 30 de junio, además de otros asuntos como la limpieza del gimnasio del colegio La Villa, que antes no estaba construido.

Igualmente, se ha incluido una cláusula a la vista de los problemas de hace tres años: si se da la situación de impago -como sucedió en 2016, prolongada varios meses-, se podrá rescindir contrato con la empresa adjudicataria de inmediato.

en el calendario Arranz hizo un repaso de las actuaciones de limpieza que se han ordenado desde que finalizara el curso. A finales de agosto se pidió una limpieza exhaustiva de los tres colegios locales en las áreas que, desde el 1 de septiembre, iban a utilizar los profesores. Por otro lado, se contrató a una empresa especializada para realizar una limpieza de obra en el colegio San Gil. Las obras realizadas en verano para la sustitución de ventanas dejó residuos que han tenido que ser eliminados por esta empresa. “Entedemos que una obra deja polvo y suciedad durante bastante tiempo, y esas aulas se limpiarán con más ahínco”, señaló Arranz.

Las limpiezas de los centros se han realizado durante la semana que estaban los profesores pero antes de la llegada de los alumnos. “Nos aseguramos personalmente”, comentó Arranz, que explicó que la concejal Montse Sanz acudió personalmente a los colegios para comprobar la limpieza con la llegada de los alumnos.

Ante cierta polémica suscitada estos días con la limpieza, Arranz aclaró que varios años han sido los profesores los que han limpiado sus aulas. Asegura que con las obras, las aulas se han vaciado y cada profesor “es encargado de un aula y es queda a su criterio cómo la quiera ordenar; nosotros hemos asegurado la limpieza días antes de que entraran los alumnos”.

Comienza así el curso en los centros escolares de la localidad, con nuevo servicio de limpieza y unas cláusulas que pretenden evitar las incómodas situaciones ya pasadas.