La empresa navera Manufacturas Polisacac, en el ‘Museo del Plástico’

La empresa navera forma parte de este centro de la Plaza Juan Goytisolo de Madrid, construido al cien por cien con materiales reciclables

La empresa Manufacturas Polisac de Nava de la Asunción participa en el ‘Museo del Plástico’ que se expone en la plaza Juan Goytisolo de Madrid hasta el próximo lunes. Construido al cien por cien con materiales reciclables de plástico, esta exposición es una original muestra donde se acerca la función social que mantiene el plástico en la actualidad por la utilidad que representa en el campo sanitario, el tecnológico, de movilidad o alimentario, así como la importancia del reciclaje y la sostenibilidad con el medioambiente. Una singular estructura arquitectónica compuesta por 8.400 kilos de plástico que junto a las piezas que se exponen serán reciclados para otro uso.

Esta iniciativa ha sido promovida por la plataforma EsPlásticos con el objetivo de demostrar el rol que juega el plástico en la vida con su utilización y buen uso. Este colectivo cuenta con la participación de la empresa Manufacturas Polisac de Nava de la Asunción. Es una de las pioneras del sector del derivado del plástico que se instaló en esta localidad a principios de los años 1960 de la mano de los industriales Guillermo Lázaro y Antonio Navarro. Con una trayectoria destacada y una adaptación continua de su producción a las exigencias del mercado, introducidas por su director general Enrique Navarro, en la actualidad es una referencia en la fabricación de sobres de mensajería, de alta seguridad y láminas de envases, entre otra diversidad de productos que abarcan un mercado nacional e internacional. Manufacturas Polisac representa en Nava de la Asunción una esperanza de futuro no sólo por los más de sesenta puestos de trabajo que acoge, sino por ser la mayor empresa que mantiene vivo el tejido industrial local, fuertemente mermado por las últimas crisis económicas padecidas.

A través de tres salas, el museo invita a redescubrir el plástico mediante una “colección de objetos, dispositivos e incluso obras de arte hechas de plástico, mediante un relato sobre qué son los plásticos, para qué sirven y cómo los utilizamos”, se cita en la bienvenida al museo. La visita en palabras de la organización supone “una experiencia que cambiará tu percepción y te sorprenderá porque el plástico es esencial en nuestras vidas, es sostenible para nuestro planeta y contribuye a crear un mundo mejor. El problema –añaden– no es el plástico sino lo que las personas hacemos con él”.

En las salas se puede ver una diversidad de piezas que cumplen una función social a nivel sanitario, alimentario, textil, transporte, comunicación, construcción… Así, se pueden ver piezas que van desde un brazo biónico Michelangelo, elaborado con PVC y elastómero de silicona, una escultura artística de David Magan, realizada con metacrilato y cable de acero, hasta una bicicleta hecha toda ella con plástico reciclado, bobinas de hilo de poliamida y poliéster, un maniquí de polietileno, más una obra artística representada en un bodegón, como ejemplo de que los alimentos pueden trasportarse y mantenerse en el tiempo, así como una instalación artística realizada en tubo de PVC para acercar la importancia del plástico en la construcción. Todo ello se podrá ver gratuitamente hasta el día 17 de mayo que el museo será reciclado en su totalidad.