Pase de pecho de Jorge Molina. / A.M.
Pase de pecho de Jorge Molina. / A.M.

Llevaba el nordeste de la provincia dos años sin toros y fue Ayllón, la última localidad que celebró espectáculos taurinos antes de la llegada de la pandemia generada por la Covid-19, la que volvió a recuperar la actividad. Para la ocasión, una novillada con picadores de Los Bayones, de juego y presentación desigual, que tuvo dos polos: por un lado el triunfo de Jorge Molina, que sustituyó a Daniel de la Fuente, con cuatro orejas; y por otro, la tarde de José Ruiz Muñoz, que se fue de vacío. 

Tarde firme de Molina

La disposición fue el cimiento de la obra de Molina. Querer ver al animal e ir desde el principio a por él. Novillero técnico y con conocimiento de sus cualidades, que cuadra terrenos y mide alturas. Firmó tandas compactas con un ejemplar de Los Bayones de buen juego. Cortó dos orejas, al igual que al segundo de su lote. De nuevo estuvo con solvencia y por encima de su otro novillo, que tuvo fondo y acometividad, al que exprimió por el lado izquierdo, con naturales de altas cotas. Tarde firme del toledano. Torrijos tiene novillero. 

Derechazo de Jorge Molina. / A.M.
Derechazo de Jorge Molina. / A.M.

A las puertas de la alternativa

Era el tercer compromiso de Ruiz Muñoz esta temporada en la provincia, tras los triunfos de Santa María la Real de Nieva y Valsaín, y no pudo despedirse de los ruedos segovianos con la misma inercia antes de tomar la alternativa dentro de dos semanas en Requena (Valencia), con José María Manzanares como padrino y Andrés Roca Rey como testigo.

Complicado fue el novillo que abrió plaza. Brusco de salida, no se dejó ganar la partida y prendió al banderillero Jaime Bermejo, que volvió a la cara del animal para parear de nuevo, pese a llevar un puntazo. El astado fue exigente y no permitió a Ruiz Muñoz lucimiento alguno. Por esa mandolina no pasó el gaditano y su actuación fue silenciada.

Detalle por bajo de José Ruiz Muñoz. / A.M.
Detalle por bajo de José Ruiz Muñoz. / A.M.

Novillo mejor hecho el segundo de su lote: de lomo recto, más serio de puntas y de recorrido. Ruiz Muñoz cambió el signo de su tarde, con un concepto clásico, aunque por momentos acelerado. Notable actuación con su ya seña de identidad de torear la faena de muleta con la montera, que se quedó sin el reconocimiento del público por el fallo con los aceros. 

La ficha

Plaza de toros de Ayllón (Segovia). Primera de la feria de San Miguel. Media entrada. Novillos-toros de Los Bayones, desiguales de juego y presentación.
José Ruiz Muñoz, silencio y silencio.
Jorge Molina, que sustituía a Daniel de la Fuente, dos orejas y dos orejas.

Galería