Castillo de Turégano. / NEREA LLORENTE
Castillo de Turégano. / NEREA LLORENTE

La Diputación Provincial destinará 150.000 euros a las obras de rehabilitación del Castillo de Turégano. La institución ha concedido una subvención directa al Ayuntamiento de Turégano para intervenir en las cubiertas, la liza y los pilares del Castillo. Y ambas administraciones han suscrito un convenio para financiar esas obras complementarias a la restauración del inmueble.

El proyecto de intervención en el Castillo e Iglesia de San Miguel se enmarca en el Plan de Valoración arquitectónica y dinamización cultural del Ayuntamiento de Turégano, documento marco cuyo objetivo principal es la revitalización del tejido económico y social del municipio, basada fundamentalmente en la utilización y gestión sostenible de sus recursos paisajísticos y ambientales, arquitectónicos, turísticos y culturales.

De este modo, para garantizar la pervivencia del monumento, el proyecto recoge cuatro nuevas intervenciones que contribuirán a su mejor conservación: la rehabilitación de las terrazas de las naves laterales, el repaso de la cubierta de la nave central, el acondicionamiento de las lizas norte y este, y el cosido de las grietas que presentan los pilares del transepto.

El Castillo de Turégano se encuentra declarado Bien de Interés Cultural (BIC) con fecha 3 de junio de 1931. El enclave del Castillo es, a su vez, yacimiento arqueológico. Está incluido en el catálogo arquitectónico de bienes protegidos, siendo BIC con la categoría de monumento y grado de protección integral.

REHABILITACIÓN

Hay que recordar que el Servicio Territorial de Cultura de Segovia está realizando las obras de rehabilitación de la Iglesia-Castillo de Turégano tras la autorización de la Comisión de Patrimonio en 2019. Los trabajos consisten en la restauración de las pinturas murales del presbiterio y ya se ha retirado la última capa que cubría el primer tramo de dicho presbiterio. Los equipos restauradores han logrado recuperar la decoración de cielo estrellado original de la iglesia y se ha podido reintegrar, sin reproducir las faltas de las estrellas pero manteniendo una visión completa del conjunto.

También han realizado una cata lateral del arco que separa este tramo restaurado de la parte frontal del presbiterio y otra en la parte central, a la altura del remate del retablo de la iglesia. En ambas zonas se ha podido constatar la existencia de la continuación de la capa de color recuperada en el primer tramo descrito, tanto por el nivel en que se encuentra como por iconografía. La decoración se encuentra en buen estado y es posible su recuperación si se retira no solo la última capa de color que se ha autorizado, sino también las dos posteriores.