Castroserna de Abajo
Iglesia de Castroserna de Abajo. / EL ADELANTADO

Tras el acuerdo aprobado esta semana por la Junta de Gobierno, la Diputación establece las bases del convenio junto al Obispado por segundo año consecutivo para la conservación del patrimonio cultural de la provincia, a través de la reparación de retablos e iglesias ubicados en distintas localidades segovianas. En esta ocasión, el presupuesto se verá incrementado de los 240.000 euros de 2020 a los 300.000 euros destinados al mismo fin en este 2021, gracias al aumento de la dotación de cada una de las partes, que pasará de 120.000 euros a 150.000 euros.

La responsabilidad de decidir a qué obras de reparación o conservación se dedicarán estas aportaciones económicas recaerá en una Comisión compuesta por dos representantes de cada una de estas instituciones, que estudiará y valorará los proyectos a financiar, previa presentación de las oportunas solicitudes en el Obispado. Así, entre los criterios que se tendrán en cuenta a la hora de seleccionar las obras, se valorará, desde la gravedad de los daños que afectan a los inmuebles, hasta las aportaciones económicas que pudieran realizar los ayuntamientos o las parroquias de los municipios en los que están ubicados.

En el momento en que la Comisión decida qué retablos o templos son los beneficiarios de estas ayudas -siendo excluidos aquellos que tengan la condición de bienes de interés cultural declarados o con expediente de declaración iniciado a tal fin, será el Obispado el encargado de llevar a cabo la contratación y ejecución de las obras aprobadas, así como toda dirección y control de los trabajos realizados, que deberán ser ejecutados durante 2021.

Gracias a este convenio, que para el presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, “es mucho más que un acuerdo con el Obispado para restaurar iglesias; es una manera de conservar en las mejores condiciones parte de un legado que ha contribuido a ir construyendo nuestras señas de identidad y que, en muchas ocasiones, alberga verdaderos tesoros de nuestra tierra que debemos cuidar y proteger para las futuras generaciones”, durante 2020 Aldeahuela del Codonal, Castroserna de Abajo, Fuenterrebollo, Grado del Pico y Villoslada pudieron afrontar los gastos de reparación de las estructuras y las cubiertas de sus iglesias.