La carretera entre Cobos de Fuentidueña y Carrascal presentaba numerosos daños. / el adelantado
Publicidad

Los equipos de Vías y Obras de la Diputación de Segovia han terminado la limpieza y el arreglo de los desperfectos causados por las tormentas del pasado 26 de agosto. El temporal, provocado por la gota fría que afectó a todo el país, dejó grandes desperfectos en distintas carreteras de la provincia que, aunque fueron acondicionadas de inmediato para la circulación del tráfico, han necesitado de diferentes trabajos a lo largo del último mes, que aún continúan en algunos puntos, para volver a presentar el aspecto anterior a los numerosos daños ocasionados.

De este modo, recientemente se terminaban de limpiar los desperfectos, tanto en la carretera provincial SG-V-2427, que va de Fuentesoto a Sacramenia por Pecharromán, como en la SG-V-2411, de Cobos de Fuentidueña a Carrascal del Río. En esta última se ha procedido a la limpieza, tanto del margen de la carretera, como de una obra de paso (alcantarilla) que quedó cubierta por los arrastres de piedras, que incluso llegaron a derribar la propia barrera de protección.

Los equipos de Vías y Obras de la institución provincial han precisado de una retroexcavadora y de la colaboración del equipo del Parque de Cuéllar para limpiar de piedras de gran tamaño el cauce de un pequeño arroyo que había sido afectado por la virulencia de las lluvias.

Por lo que respecta a la SG-V-2427, la fuerza del agua caída también había provocado serios arrastres, tanto en arcenes como en cunetas, que ha sido preciso limpiar. Para ello ha sido necesaria la utilización tanto de una retroexcavadora como de una motoniveladora y distintos camiones.

Según han dado cuenta los equipos pertenecientes al Área de Acción Territorial que dirige Basilio del Olmo, los daños fueron tales, que aún se trabaja en la reconstrucción de tres obras de paso (alcantarillas), que quedaron completamente obstruidas por estos arrastres.