Parte de los asistentes a la reunión abierta el pasado martes.
Publicidad

C. NÚÑEZ

El Ayuntamiento de la localidad hacía pública en sus redes sociales el lunes la convocatoria a todos los vecinos para una reunión en busca de colaboración para organizar la Clásica de la Chuleta. La carrera, que entra dentro del circuito de España de Ciclismo, se ha organizado durante años por parte del Club Ciclista San Miguel, que vive en estos momentos sus horas más bajas. Es por eso que se ha pedido la colaboración del Ayuntamiento y este, a su vez, de los vecinos, para que se pueda mantener esta arraigada tradición que además de la prueba ciclista conlleva la celebración de una jornada campestre en los pinares cercanos a Cuéllar.

Así, tuvo lugar un primer encuentro en el salón de plenos del Ayuntamiento. La corporación municipal casi al completo explicó a los asistentes, (una veintena), cuál es la delicada situación del club y, a su vez, de una carrera para la que quedan apenas 80 días. El equipo de Gobierno estuvo acompañado del actual presidente del Club Ciclista San Miguel, Andrés Gilbaja, que reconoció que la desvinculación de uno de sus miembros más activos y actual secretario del club, Luis Senovilla, está dificultando seriamente la situación a la hora de organizar las dos pruebas, tanto la cronoescalada ‘Subida al Castillo’, como la Clásica de la Chuleta. El presidente y algunos de los socios más antiguos, reconocieron que la pérdida de afiliados en cinco años ha sido muy acusada, de más de 200 a tan solo 56 socios.

No obstante, y a falta de solicitar algunos documentos básicos al secretario, la licencia para la carrera sí se ha abonado a la Federación, lo que sienta las bases para que la carrera, con mucho esfuerzo, se pueda celebrar el 19 de abril. Se habló también del coste de estas pruebas, situado entre los 13.000 y 15.000 euros, y cómo la colaboración de establecimientos y empresas de la zona se hace imprescindible; el presidente del Club Ciclista San Miguel pidió que se reconozcan estas aportaciones consumiendo en los establecimientos de los colaboradores, ya que las grandes superficies pocas veces se han sumado a la causa.

Presente en la reunión hubo algún motorista, que explicó que el apoyo logístico dejó de prestarse al suplirse con motoristas de Segovia. Los cuellaranos mostraron su disposición a volver a colaborar y a que se les den unas nociones básicas para hacerlo de manera más profesional.

A falta de iniciar de manera formal la organización de las pruebas, los siguientes pasos a dar pasan por la directiva del Club, y se volverá a mantener un encuentro para continuar. No obstante, se hace un llamamiento a voluntarios para cortes de calles, siempre necesarios en estas competiciones.