Toma del agua en el Cega para El Carracillo. / Fernando Peñalosa
Toma del agua en el Cega para El Carracillo. / Fernando Peñalosa

La recarga del acuífero de El Carracillo vuelve de nuevo un asunto que está encima de la mesa. Esta misma semana —en concreto, el próximo jueves, 26 de abril— concluye el plazo para presentar alegaciones a la tercera fase de la recarga. Hay dos posiciones enfrentadas: la de los defensores de una nueva recarga, quienes entienden que posibilitará el desarrollo económico de la comarca; y la de los opositores a la medida, un colectivo que esgrime, sobre todo, cuestiones ambientales para justificar su rechazo. Y entre estas dos posturas, ¿qué piensa al respecto la Confederación Hidrográfica del Duero, el organismo a quien, en último término, correspondería autorizar la concesión de agua?

Pues, de momento, la CHD no quiere mojarse al respecto. Principalmente, porque la decisión está pendiente de la declaración de impacto ambiental (DIA), un expediente que, además, lo está tramitando la Junta de Castilla y León.
En cualquier caso, el actual presidente del organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Juan Ignacio Diego, sí quiere aclarar, cuando se le pregunta por la recarga del acuífero de El Carracillo, que “en caso de llevarse a cabo se realizaría con aguas de invierno”.

“He llegado a leer —relata Diego— que se va a dejar seco el río Cega con la recarga. Y no, ese no es el planteamiento que se pretende, lógicamente”. Sí reconoce que la petición de esta tercera fase de la recarga se basa en “una modificación de las características” de la misma, de modo que se ampliaría el periodo para captar agua y se bajaría el caudal del río a partir del cual se pueden realizar extracciones.

“Pero no es cierto —prosigue Diego— que se esté planteando retirar las aguas del Cega en pleno julio o agosto, durante el estiaje; eso no es correcto; se está planteando una modificación de las características para poder tomar agua de ese río durante el invierno”.

En relación a si esta tercera fase se puede llevar a cabo sin provocar daño al río y a su ribera, Diego sostiene que “hay margen suficiente para que no se vea afectado ni el medio ambiente”. “Ni tampoco las explotaciones agrarias”, agrega.

Así pues, los próximos meses serán claves para conocer si la comarca de El Carracillo podrá beneficiarse de una tercera fase de recarga de su acuífero. Desde que en febrero de 2010 comenzó a llegar agua a la zona procedente del Cega, los agricultores de la comarca han visto incrementar la disponibilidad de recursos hídricos. En los pozos hay agua a pocos metros de la superficie, lo que ha minimizado los problemas de sequía en verano y permitido el riego de la zona más fructífera, en términos agrícolas, de la provincia.