Manuel Román y Cristiano Torres salen en hombros de la plaza de Zarzuela del Pinar. / A.M.
Manuel Román y Cristiano Torres salen en hombros de la plaza de Zarzuela del Pinar. / A.M.

Cada clase práctica es un latido de futuro. Una oportunidad para los jóvenes que están empezando, un bálsamo para los ganaderos que tan mal lo están pasando en las carnes de la crisis y un airbarg para los pueblos que ven en este tipo de festejo un vía asequible para mantener el hilo con la tauromaquia. En el epicentro de esos tres vértices se sitúa el devenir de los espectáculos taurinos que, como ocurrió este sábado en Zarzuela del Pinar, tiene motivos para agarrarse a las nuevas generaciones. 

La cantera se abrió paso en la provincia y sumó un compromiso más. Destacó el joven cordobés Manuel Román, de la Escuela Taurina de Segovia, con dos orejas, junto a su compañero Cristiano Torres, con el mismo resultado, y salieron en hombros. Una pasearon Saúl Sanz, de Cantalejo, y Alejandro Chicharro, alumno de Colmenar Viejo, en una tarde de contenido para las promesas. Se lidiaron cuatro novillos de El Tajo y La Reina, bien presentados para la ocasión y de buen juego en líneas generales. Además, la plaza, con entrada gratuita acorde al tipo de festejo, completó el aforo permitido por la Junta de Castilla y León.

Sanz firmó una actuación de alta nota, que empañó con el uso de los aceros. Variado con el capote y enrazado en la muleta se mostró el de Cantalejo con un ejemplar con fondo. Cortó una oreja, en una faena que pudo tener mayor rédito si culmina con más acierto.

Chicharro estuvo importante al natural ante un bravo animal. Otro buen astado, con el que el madrileño pudo sumar experiencia. Paseó un trofeo tras un efectivo espadazo.

Román pronto llamó la atención por su juventud y su planta de torero. Pequeño de estatura, aunque con mucha clase. Se encontró a un novillo algo más parado que sus hermanos, pero también potable de juego, al que administró los tiempos para firmar buenos pasajes, con remates de mucho gusto, en una obra de largometraje. Cortó dos orejas ante el reconocimiento del público.

Sereno estuvo Torres, en un trasteo en el que fue acortando distancias cuando puso al respetable de su lado. Arrimón ante otro astado de buen juego, que cuando lo llevó largo embistió con codicia. Paseó dos trofeos para salir en hombros junto a Román.

Ficha

Plaza de toros de Zarzuela del Pinar (Segovia). Clase práctica. Lleno del aforo permitido. Novillos de El Tajo y La Reina, bien presentados y buen juego en líneas generales.
Saúl Sanz, de Cantalejo y de la Escuela de Salamanca, oreja.
Alejandro Chicharro, de la de Colmenar Viejo, oreja.
Manuel Román, de la de Segovia, dos orejas.
Cristiano Torres, de la de Segovia, dos orejas.

Galería