La Biblioteca Municipal de Cuéllar recibió ayer a Luis Araujo para presentar la recepción de un gran fondo documental que ahora ocupa parte de las instalaciones, concretamente parte de la sala multiusos. Se le ha dotado de estanterías para albergar esta rica colección de obras de filosofía y de teatro. La cesión se ha hecho a través de un comodato, por lo que el dueño continúa siendo Luis Araujo. Maite Sánchez agradeció la labor de todos los técnicos de biblioteca y de Raquel Gilsanz, concejal delegada de Educación; el proyecto ha sido costoso y se viene desarrollando desde 2020, hasta que ha visto la luz tal cual se observa ahora, con las obras catalogadas y documentadas. 

Sánchez ensalzó la figura de Luis Araujo, reconocido autor de obras de teatro con una gran carrera profesional a sus espaldas. El técnico de biblioteca comentó algunos detalles de la ardua labor de catalogación de 60 cajas de libros, revistas y material sonoro. Debido al tipo multidisciplinar de la colección, el esfuerzo de ordenación ha sido muy importante, al igual que lo es le resultado que queda a la mano de todos los vecinos que ya pueden disfrutar de toda la colección.  

Luis Araujo ensalzó también el trabajo de un año de catalogación, y al Ayuntamiento “por acoger mi biblioteca y ponerla a disposición del público, que era mi interés prioritario”. Comentó que las obras estaban en su casa de Madrid; tras mudarse a la villa, “mi lugar de acogida en mi retiro profesional”, se podía convertir en la sede de esa biblioteca. Cuenta con una mayoría de novelas “porque he sido un devorador de novelas”; también “muchísimo teatro y teoría teatral, porque ha sido mi profesión durante 35 años, como autor, profesor y director”. 

Novelas de ficción, libros de poesía, ensayos sobre temas variopintos “que responden a mi propia curiosidad”,  pero mucha técnica teatral, son algunos de los géneros que componen esta colección.  Araujo mostró sus deseos de que se anime a la ciudadanía a disfrutar de servirse de estas obras. “Creo que si consiguiéramos que el 80% de la población de cualquier pueblo frecuentara las bibliotecas, cambiarían muchas cosas en este país”. La Biblioteca de Cuéllar sigue creciendo gracias a donaciones como esta y el trabajo constante.