La nueva iluminación mejora la eficiencia energética de la sala sin perder calidad lumínica. / EL ADELANTADO
Publicidad

Los usuarios habituales de la Biblioteca Pública de la Fundación Caja Cega de Fuentepelayo han recibido con enorme alegría el cambio del sistema de iluminación en la sala de lectura y demás espacios reservados a las actividades grupales.

Gracias a la Diputación Provincial de Segovia y contando con la inestimable colaboración del Centro Coordinador de Bibliotecas del Área de Cultura de la institución provincial, desde hace unos días se han instalado nueve pantallas de iluminación Led que han cambiado por completo la antigua fisonomía de la Biblioteca.

A través del asesoramiento de la empresa Chilín Electricidad los patronos de la Fundación Caja Cega determinaron las mejoras que debían asumirse y que redundarían en beneficio de los usuarios cotidianos de la Biblioteca. Era preciso prescindir de las viejas y ya caducas lámparas de luces fluorescentes para adentrarse en recursos más innovadores y de menos impacto ambiental. Además, con las nuevas pantallas se reduce considerablemente el gasto energético.

Quienes más han agradecido las mejoras implantadas han sido los escolares, tanto los originarios de la villa como los procedentes de localidades limítrofes, quienes asisten habitualmente a cuantas actividades se programan por parte de la bibliotecaria. Bien es cierto que, este año la pandemia ha reducido significativamente o incluso ha anulado buena parte de las actividades institucionales (XVI Campaña de Animación Lectora) o las emanadas del propio organigrama de la biblioteca.

Tanto las personas adultas como los escolares, están deseosos de volver a retomar la cotidianeidad anterior al Covid-19 ya que para todas estas personas la biblioteca es mucho más que un simple espacio o recinto para la cultura; es un lugar de encuentro y socialización a través de la convivencia y el cooperativismo ciudadano.

Las entidades que sustentan la Biblioteca, tales como la Fundación Caja Cega, Diputación Provincial, Ayuntamiento de Fuentepelayo y Cajaviva se sienten orgullosos de la existencia en el medio rural de una biblioteca con todos los avances tecnológicos como la de Fuentepelayo.