La corporación municipal bailó con la Corregidora y las Damas. / c.n.
Publicidad

La del martes fue una noche de esas que en Cuéllar se marcan en el calendario por muchos motivos, y uno de ellos es el simbólico; la ronda a la Corregidora y damas marca la cuenta atrás para las fiestas patronales, que tendrán lugar la semana que viene.

Puntuales, los cuellaranos llenaron el patio exterior de Tenerías, lugar en el que se ubica el acto desde hace varios años, aprovechando la singularidad de su balcón y la buena disposición del espacio. Entre todo el público, esperaban preparados los miembros de la Coral Cuellarana y de la Banda Municipal de Música, protagonistas de la velada junto a las jóvenes. La Coral comenzó con una de sus piezas, bajo el mando de Nachi Montero, directora de la agrupación. Las jóvenes esperaron, como manda la tradición, para salir al balcón; los aplausos de los que miraban desde abajo las recibieron a su salida. Varias piezas más, interpretadas con delicadeza y con la emoción que la cita merece cada año, la Coral siguió con los agasajos. Se unió después la Banda Municipal, bajo la batuta de Luis Miguel Pérez, que también ha de calentar motores para el día 24, cuando ejerza junta a toda la banda de pregonero. Tras varias piezas, Sara Zarzuela, Sara Pesquera y Lucía Díez bajaron a los jardines con el resto del público. Como mandan los cánones, la jota de ‘La Cuellarana’ resonó para que las jóvenes y miembros de la corporación municipal danzaran. Así lo hicieron Montserrat Sanz, Tomás Marcos y el alcalde, Carlos Fraile. Después no dudaron en unirse otros ediles, partícipes de este acto de celebración. Los aplausos cerraron las danzas para pasar a entregar un obsequio a la Corregidora y sus damas. En esta ocasión, la corporación quiso contar con la empresa local Personalicuentos para hacerlas entrega de una ilustración y un pañuelo, detalles que las tres recibieron con ilusión.

Otra jota puso punto final al acto en sí, con el público bailando ansioso por no dejar de hacerlo durante la semana de fiestas y como paso previo a ella; en el ambiente se palpa la inquietud y las ganas de todos los habitantes del municipio. Para concluir, también siguiendo una tradición marcada por los años, las jóvenes y sus familiares invitan a unas pastas y limonada, todo dispuesto en este bello entorno de Tenerías. La próxima cita, después de la Feria Medieval, está marcada el domingo, con el tradicional concierto “A por ellos”, que reúne a cientos de personas en la Plaza de La Soledad. Ese sí será el verdadero pistoletazo de salida, a una semana vista para que comiencen las fiestas patronales.

Mientras, los preparativos continúan en la villa: talanqueras, palos, retirada de jardineras y un sinfín de quehaceres que servicios municipales ya ultima estos días.